¿Somos diferentes?

Acabo de recibir un correo electrónico de una amiga en Japón. Ella comparte conmigo algunas de sus esperanzas y temores y me sorprendió ver cuán “similares” son nuestros sueños y problemas.

Pero ¿por qué me sorprendió? He estado allá y en realidad, después de conocer a la gente y sus costumbres fui “aceptado” en la comunidad. Para mí eran como cualquier otra persona y, creo que para ellos yo era uno más en el grupo.

Así que ¿dónde empecé a pensar que podían sentir o expresar la vida de una manera diferente?

Estando ahora en el otro lado del planeta, cuando oigo hablar de Japón es como escuchar de un mundo diferente. Pero eso es sólo un error en mi perspectiva.

La distancia es relativa al observador, al igual que el tiempo. Continúe leyendo

No mates ese sentimiento

Yo estaba en mi adolescencia, por lo que la manera en que yo sentía y veía las cosas era bastante intensa. Estaba pasando por una difícil crisis existencial y no podía controlar mi depresión.

Sentía que mi mundo se había terminado y no había una solución factible por delante. De pronto algo pasó y tuve una experiencia extraña, estaba ahí viéndome a mí mismo sintiendo y pensando cosas absurdas y negativas. No era como una experiencia fuera del cuerpo, pues todo pasaba en mi cabeza, era como si mi cerebro se dividiera en dos y un lado estuviera juzgando al otro. Continúe leyendo

El puente

Estaba sorprendido de ver cómo un pequeño puente era capaz de “soportar” su duro trabajo. Era un pequeño puente hecho con cañas de bambú que servía para cruzar un pequeño arroyo en la entrada de un pequeño pueblo de Japón.

Todos los aldeanos lo utilizan, para entrar en la calle principal para acceder al centro de la ciudad y me sorprendió ver cómo se doblaba el bambú bajo el peso de cada aldeano que llevaba mercancía y otras cosas en general. Continúe leyendo

¡Acéptalo!

La modestia puede ser una virtud para algunos y un lastre para otros.

Se nos enseña desde la infancia que cuando alguien nos felicita debemos agradecerle a esa persona, pero negar lo que nos dicen. Debemos sentir vergüenza y decir que no es verdad, incluso si lo es.

Entonces lo que sucede es que mucha gente graba profundamente en su mente subconsciente esta actitud e incluso cuando hacen algo bueno, comienzan negar las habilidades y dones que poseen. Continúe leyendo