Ofendido

Estaba algo escéptico sobre un experimento social del que me había hablado un amigo. Así que decidí probarlo yo mismo.

El experimento consiste en tratar a las personas exactamente de la misma manera como te tratan a ti, por ejemplo:

Cuando alguien te hace una pregunta, respondes usando exactamente la misma actitud, tono de voz, nivel de volumen y lenguaje corporal.

A pesar de que era muy escéptico al principio, después de algunos intentos, los resultados me desconcertaron.

No tuve que reunir una gran muestra para aprender un hecho muy interesante de la naturaleza humana. Continúe leyendo

Hay una razón

La tarde era hermosa, el cielo azul mostraba sólo unas pocas nubes en la distancia y el río Cherwell permanecía calmado como de costumbre con unas pocas parejas remando a lo lejos.

Mi amigo el profesor H, es muy conocido por sus descubrimientos en física y especialmente por sus teorías en mecánica cuántica. Pero esa tarde, su lección no tenía nada que ver con el comportamiento de las partículas u otras dimensiones.

Estaba más callado que de costumbre, hoy parecía más distante que otras veces. No quería interrumpir sus pensamientos y me limité a caminar a su lado en silencio.

De repente se detuvo y dijo en voz alta: “Todo es sólo acerca de la comprensión” y continuó su paseo.

Pensé que estaba hablando de una de sus conocidas y controvertidas teorías, pero pocos minutos después me dijo que se sentía mal por algunos desacuerdos que había tenido con un amigo la noche anterior.

“Como de costumbre, las personas expresan sus opiniones sobre ciertos temas y luego comienza el debate. Un lado es más apasionado que el otro y, por supuesto, todo el mundo quiere tener la razón…”, Dijo en una voz pausada.

“Pero he aprendido que no hay correcto o equivocado, todo es cuestión de entendimiento, de perspectiva”. Y al final, no importa quién está bien o mal, el verdadero desafío es tratar de entender el punto de vista de la otra persona, no imponer la nuestra “.

“Las nuevas teorías reemplazan a las antiguas, éstas se mantienen hasta que la última persona que creyó en ellas muere. El nuevo conocimiento reemplaza al antiguo, entonces creemos que es la única verdad por un tiempo y luego, el ciclo se repite ad infinitum “.

“Tal vez sea parte de nuestra naturaleza … Tal vez tengamos que pasar por cada uno de estos ciclos para entender y redefinir nuestros propios conceptos”.

Él había logrado aplicar sus métodos de investigación y teorías a su vida de una manera impresionante. Y una vez más, aprendí una lección de este sabio hombre.

Intentar convencer a otros de que nuestro punto de vista es la única perspectiva válida que existe es inútil. La vida nos ha enseñado a lo largo de la historia, que siempre hay diferentes percepciones, ideas, puntos de vista. Siempre hay una razón para todo y al final, la Luz es derramada sobre la oscuridad. Las respuestas aparecen para la mayoría de nuestras preguntas y finalmente encontramos la razón por la cual las cosas sucedieron de la manera que lo hicieron.

Podríamos no encontrar siempre esas razones, pero eso es porque no estamos viendo la escena completa. Pero si aprendemos a ser amables con los demás, tratamos de entender sus maneras y estamos abiertos a sus ideas y razones.

Finalmente vamos a detener nuestra necesidad interior de estar en lo correcto y en control todo el tiempo.

Esto no significa que necesites dejar de buscar tu propia verdad, o defender tus principios e ideales, simplemente para y escucha, trata de entender sus razones, aprende de ellos y comienza una vez más. Comenzamos de nuevo todas las mañanas, incluso cuando pensamos que continuamos el viaje del día anterior.

Deja de tratar de convencer a los demás, de tener siempre la razón o de ganar todas las batallas, aprende, trata de entender y aprende una vez más.

La vida es demasiado corta y maravillosa para estar lloriqueando todo el tiempo acerca de pequeños problemas. Y tú eres demasiado noble para dar tu energía y precioso tiempo a actitudes retrógradas.

Decide

Estaba escuchando a un amigo que expresaba con vehemencia sus ideas sobre política. Un grupo de personas a su alrededor escuchaba su opinión con interés, pero algunos de ellos no estuvieron de acuerdo con sus conceptos y comenzaron a refutar sus puntos.

Todo se convirtió en un desastre mientras yo me quedaba callado viendo la teoría del caos desarrollándose justo delante de mis ojos.

El grupo entonces se dividió en dos secciones (quizá en más), una defendiendo las opiniones de mi amigo y la otra agresivamente atacándolas.

Decidí guardarme las mías y permanecí en silencio observando el furioso debate y disfrutando de una taza de té. Continúe leyendo

Caos

“Mi vida es un caos!”, Dijo esa señora con una expresión de frustración en su rostro.

“No puedo soportarlo más o esta situación cambia, o no llegaré hasta el próximo mes”, agregó con un tono de voz angustiada.

No estaba siendo entrometido a propósito. Simplemente me tocó estar de pie detrás de dos mujeres de mediana edad, mientras que esperábamos a que el semáforo cambiara de color para que pudiéramos cruzar al otro lado de una gran avenida.

La señora que estaba de pie junto a la primera y, que probablemente estaba tan abrumada como su compañera limitó sus respuestas a asentir con la cabeza de vez en cuando.

“¿Por qué Dios es tan malo conmigo?” La primera dama preguntó en voz muy alta. Algunas personas a su alrededor la voltearon a ver en ese momento y, de alguna manera, sentí que esa había sido su intención en primer lugar. Pero bueno, eso me pareció, pero no me hagas caso.

Por último, la otra señora le dijo que ella debería aguantar y rezar mucho para que su situación pudiera cambiar pronto.

El semáforo mostró la señal de “Camine”. Y todos cruzamos la calle.

Recordé cuando yo le tenía miedo a la oscuridad, miedo de seguir adelante, miedo de comenzar un nuevo día, miedo a un nuevo trabajo, al primer día de clases y así sucesivamente.

Todos esos eventos sólo quieren decir una cosa: el cambio está a punto de suceder.

Mientras más caótica parecía mi vida, más grande fue el cambio. Y la mayoría de veces, el cambio fue el comienzo de una nueva y maravillosa vida.

Mi vida empezó a cambiar, cuando empecé a ver los resultados de un evento etiquetado como “malo”, como una señal de “desviación”.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Joven

Me alegra el poder decir que he tenido el privilegio y bendición a lo largo de mi vida, de haber sido capaz de conocer y trabajar con personas que han sido considerados los mejores en sus respectivas especialidades y por haber aprendido mucho de ellos.

Estaba platicando con una amiga que está muy preocupada con el envejecimiento. Ella no es tan vieja, pero siente que su cuerpo ya no está respondiendo como antes y ahora su mente está centrada en sus “faltas” en vez de hacer algo al respecto. (La falta de movilidad, falta de concentración, falta de sueño, etc.)

Justo le estaba platicando de esas personas que he conocido en mi vida y que han tenido mucho éxito y, su principal característica, había sido la “actividad”. Ellos siguen moviéndose todo el tiempo, caminan mucho, siguen estudiando nuevos temas mucho, están abiertos a nuevas ideas y disciplinas mucho, hacen mucho ejercicio y cuidan sus dietas mucho. Continúe leyendo

Tu luz

Hay días en los que no puedes encontrar la Luz en tu vida y todo se ve muy oscuro y siniestro.

Con todas las malas noticias inundando Internet y los medios de comunicación, esas trágicas historias de la familia y amigos que siempre están tan ansiosos por compartir con nosotros, incluso antes de preguntarnos cómo estamos. Los extraños en la calle que les gusta contarte sus vidas y tragedias más recientes, para ver si pueden encontrar un oído amigable, que les permita sacar su energía negativa acumulada dentro de su alma durante mucho tiempo. ¡Todo esto, añadido a tu propio equipaje emocional!

Hay días, cuando tienes que decidir el crear tu propia Luz en medio de tanta oscuridad inducida. Continúe leyendo

No esperes más…

La noche era fría y la espera a que llegara un autobús me estaba poniendo de nervios. A veces esperar el transporte público es un verdadero reto en algunos países en los que no hay horarios fijos, o que los tienen, pero no los respetan.

El clima se enfriaba cada vez más y mi paciencia estaba desapareciendo, así que a pesar de la hora (1:30 AM) y al no estar tan lejos de mi destino, decidí caminar unos minutos y ver si el autobús me alcanzaba mientras tanto.

Después de todo, caminar me ayudaría a entrar en calor y evitaría que mi mente siguiera quejándose del transporte público en esta ciudad.

A medida que iba caminando, podía escuchar el sonido de mis pasos sobre el pavimento. Era el único sonido que se podía oír a esa hora y era agradable escuchar el ritmo de mi caminar.

Camino mucho, es uno de mis placeres favoritos en la vida, pero ayer por la noche hacía frío y me sentía un poco cansado, por eso había decidido esperar el autobús. Pero, probablemente, el conductor del autobús tenía frío también, y decidió tomar una taza de té caliente en lugar de conducir para variarle un poco.

Así fue como decidí caminar y disfrutarlo al mismo tiempo.

De vez en cuando me detenía y volteaba para ver si el autobús se acercaba finalmente, pero fue en vano. Así que seguí caminando y caminando hasta que llegué a mi destino, pero el autobús nunca llegó. Pero me dio gusto que no llegara, porque me gustó mucho el paseo.

Me preguntaba, ¿cuántas veces habría logrado más en mi vida si en lugar de esperar a que mi bien llegara, hubiera tomado la iniciativa de ir a buscarlo primero? ¿Cuántas bendiciones me he perdido por esperar estáticamente? ¿Cuántas oportunidades me han esperado en mi destino, pero nunca las descubrí, por esperar a que vinieran a encontrarme?

Tal vez personas más decentes hubieran preferido esperar al autobús esa noche fría y solitaria, pero para mí, fue una experiencia muy agradable el tomar ese paseo.

Probablemente puede sonar tonto el comparar esta experiencia con mi actitud hacia ciertas cosas en mi vida, pero la verdad, creo que es un buen ejemplo de lo que he estado haciendo y, todavía sigo haciendo a menudo.

En verdad no te aconsejo que camines a medianoche por barrios con los que no estés muy familiarizado en ciertas ciudades. Pero quisiera pedirte que compruebes, si no has estado esperando demasiado tiempo a que tus bienes te alcancen. Incluso si es algo que sin duda debe llegar (como parecía ser el caso con el autobús de esa noche). Lo más seguro es que será necesario dar algunos pasos para ir a encontrarlo a medio camino o, tal vez tendrás que caminar hasta el final para llegar a él, pero no permanezcas inmóvil.

La vida es movimiento. Y tus sueños merecen el esfuerzo, además la mayoría de veces disfrutarás del proceso.

Así que no esperes más, ve a hacer que las cosas sucedan.

¡Muévete!

Cada sentimiento, cada sensación, cada emoción tiene una razón de ser. No son sólo un capricho de la naturaleza. Tienen una función también.

Una de las que he observado con mucha atención, es el miedo y me ha sorprendido lo importante que es. Este mecanismo natural se ha implantado en nosotros y “nos obliga a avanzar, a movernos”, sin embargo, muchas veces nos bloquea y nos paraliza causándonos el doble de daño.

Algunas especies de animales son paralizadas por el miedo y son fácilmente atrapados por sus depredadores. Pero las especies que reaccionan al peligro moviéndose más rápido son los que son más capaces de sobrevivir. Continúe leyendo

Un lugar más seguro

A veces la vida se ve tan “ilógica”, “inexplicable”, “injusta”, etc. Nos parece que el mundo es un lugar atroz para vivir y todos los que nos rodean parecen estar “contra nosotros”.

Intentas entender lo que está pasando y el por qué todo el mundo es tan “perverso” contigo, ¡si tú eres una persona tan agradable!

A veces uno se pregunta por qué los seres queridos son los que más te hacen daño frecuente y profundamente. Continúe leyendo

Dónde quiera que estés

Si miras a tu alrededor en este momento, ¿qué ves? O mejor dicho, ¿te gusta lo que ves? ¿Estás en el lugar donde planeaste estar hace un año? ¿Son las circunstancias como las deseabas en aquel entonces?

Si contestaste que sí a todas esas preguntas, enhorabuena, has llegado a la meta. Pero si contestaste que no a cualquiera o a todas, entonces no te preocupes. Eres un ganador de todos modos porque, lo creas o no, estás en lugar en el que estás destinado a estar en estos momentos.

Probablemente tus metas y sueños eran diferentes y piensas que estás en donde no se supone que deberías el día de hoy. Pero eso no es así. Continúe leyendo