Todavía estás vivo

Él era una persona muy activa, uno de los hombres más entusiastas que te puedas imaginar. Era un miembro prominente de su comunidad y director general de su empresa. Era muy difícil localizarlo ya que siempre estaba haciendo algo en alguna parte, ya sabes lo que quiero decir.

Siempre pensé que se iría a viajar por el mundo cuando se retirara. Estaba tan lleno de energía que yo pensaba que iba a disfrutar de todo aún más después de su retiro.

No lo hizo.

Murió exactamente tres meses después de jubilarse. Continúe leyendo

Habla

No me sorprendió mucho el leer un reciente estudio de la Universidad de Filadelfia y de la Universidad de Madison, WI, EE.UU., sobre la importancia de hablar con uno mismo, con el fin de activar y aumentar la memoria.

En resumen, el estudio presenta una serie de resultados, tomados de varias investigaciones, donde se pidió a personas de diferentes orígenes el tratar de recordar dónde habían puesto ciertas cosas mientras que decían en voz alta el nombre del objeto que estaban buscando. Por ejemplo, un grupo de personas que estaban tratando de encontrar sus llaves, mientras buscaban en sus casas, no dejaba de repetir: “Llaves, las llaves”, mientras que a otro grupo de personas, se les pidió no decir o pensar la palabra en ningún momento. Continúe leyendo

Un nuevo lugar

Muchas veces he hablado acerca de la creación y la búsqueda del “cambio”, hemos hablado mucho sobre cómo el cambio es vida y cómo tu rutina podría matarte.

Pero a veces, incluso el tratar de cambiar nuestra rutina puede ser muy difícil y estresante. Continúe leyendo

¡Muévete!

Estaba escuchando la conversación de dos chicos que caminaban justo en frente de mí. Estaban hablando de lo horrible que es levantarse temprano y cómo odiaban tener que caminar a la escuela cada mañana.

Se quejaban de lo difícil que era dejar su cama y luego tener que caminar por un largo tiempo en una mañana fría. Continúe leyendo

Sólo por Hoy, olvídate de todo

Hoy en día, nuestra vida la estamos llevando a un ritmo más rápido. Corriendo, corriendo y corriendo todo el tiempo. Y las raras ocasiones en que somos libres por unos instantes, en lugar de usar ese tiempo para descansar un rato, empezamos a sentirnos culpables y comenzamos inmediatamente a buscar algo que hacer.

Es hasta que nuestro cuerpo está realmente demasiado cansado y nos pide en todas las formas que puede que paremos y le demos la oportunidad de hacer su trabajo de recuperación. Entonces, finalmente, nos tomamos un descanso y permitimos que nuestro organismo se reponga y recupere su fuerza. Continúe leyendo