Replay (Nota mental)

 

Recuerdo cuando a mis hijas les gustaba pasar horas viendo sus películas en DVD una y otra vez.

En realidad, veían la misma película dos o tres veces seguidas. Tenían toda una colección de diferentes títulos para niños y les encantaban todas.

Cada una tenía su favorita y, en ocasiones, tenía que verlas con ellas hasta el grado de que yo podía repetir todos los parlamentos de cada personaje de memoria.

Afortunadamente y, una vez que habían visto esas películas un millón de veces, sacaban nuevas historias.

Hoy ya han crecido ellas un poco y ya no ven la misma película varias veces en un mismo día. (Bueno… al menos no muy a menudo.) Continúe leyendo

Sólo por Hoy, olvídate de todo

Hoy en día, nuestra vida la estamos llevando a un ritmo más rápido. Corriendo, corriendo y corriendo todo el tiempo. Y las raras ocasiones en que somos libres por unos instantes, en lugar de usar ese tiempo para descansar un rato, empezamos a sentirnos culpables y comenzamos inmediatamente a buscar algo que hacer.

Es hasta que nuestro cuerpo está realmente demasiado cansado y nos pide en todas las formas que puede que paremos y le demos la oportunidad de hacer su trabajo de recuperación. Entonces, finalmente, nos tomamos un descanso y permitimos que nuestro organismo se reponga y recupere su fuerza. Continúe leyendo

Y todo terminó

Era un día caluroso en Washington DC Un termómetro cerca del “obelisco” marcó 104 ° F, yo estaba bebiendo agua como loco y casi sin darme cuenta, ya había bebido dos botellas grandes en unos pocos minutos.

 

El mango de mi portafolios de repente se derritió, sí! realmente se derritió! Casi pierdo todos mis papeles cuando de repente se cayó al suelo y cuando lo levanté de nuevo, pude notar que el plástico de la manija se había derretido, probablemente una combinación entre el calor de mi mano y el de ese verano loco. Apenas podía respirar y por un tiempo pensé que me hubiera gustado estar en un lugar frío en ese mismo momento.

Continúe leyendo

El botón de Alto

Una de las cosas más difíciles de hacer cuando empezamos a monitorear nuestros pensamientos y palabras es que una vez que pensamos o decimos lo que se supone que no debemos pensar y decir, es que luego no sabemos qué hacer a continuación.

Nos sentimos culpables por caer en el viejo hábito de centrarnos en lo negativo y luego tratamos de decir lo contrario de inmediato. Continúe leyendo