Amor propio

Yo crecí en una época en que el amor propio era algo malo, un pecado.

Fue erróneamente etiquetado como egoísmo y mucha gente trató de evitarlo como la peste.

Esa evasión ha sido la causa de muchos problemas comunes a los que tenemos que hacer frente hoy en día. Continúe leyendo

¿Lo mismo?

Estaba esperando el metro en Londres, Inglaterra en una estación llena de gente y no pude dejar de oír por casualidad la conversación de dos señoras de mediana edad charlando alegremente a mi lado.

Una de ellas había ido de vacaciones a España y estaba sorprendida por algunas particularidades de la lengua, ella dijo algo así: “En España le dan género a los objetos, por ejemplo, ellos llaman una silla ´ella’, (lo que quiso decir es que  se clasifica como femenino) y a un zapato un ‘el’ (masculino), y eso le sonaba demasiado ‘extranjero’, dijo con una expresión de sorpresa en su cara.” Continúe leyendo

Tampoco voy a fallar esta vez

“Sí, he cometido muchos errores, he tomado muy malas decisiones y todavía estoy tratando de encontrar la manera de arreglar las cosas en muchos aspectos de mi vida, pero no creo que he fallado. Hice todo lo que pude en la forma en que pensé que era lo correcto, hice mi mejor esfuerzo para hacer las cosas de la única manera que sabía y sí, lo sé, he dañado a veces a la gente que amo, incluso he hecho daño a gente que no conozco directamente, pero lo único que puedo decir, es que yo no hice nada a propósito. Nunca quise hacer nada malo a nadie de ninguna manera.” Le dije a mi amigo mientras caminábamos por el parque. Continúe leyendo