Hazte presente

A veces nos quejamos de la falta de apoyo de nuestra familia, la falta de comprensión de nuestros amigos y conocidos y, de cuánto sufrimos nuestra soledad, en lugar de aprender de ella.

Cuando estamos en tales estados mentales, tendemos a buscar a alguien que nos escuche, queremos ser entendidos, ser apoyados.

Pero tan pronto como tratamos de encontrar esas cosas en otros, nos enfrentamos a una fría pared de indiferencia y nuestra soledad se hace aún más grande.

Todos hemos estado allí. ¿Pero te has dado cuenta, de cuando has estado del otro lado?

¿Cuántas veces has evitado a un amigo con un problema que está tratando de llegar a ti para que él / ella pueda simplemente ser escuchado?

Probablemente hubo un momento en que alguien esperaba que le prestaras un oído atento, pero tú estabas demasiado ocupado, demasiado cansado o, simplemente, no estabas “de humor.” Continúe leyendo

Decide

Estaba escuchando a un amigo que expresaba con vehemencia sus ideas sobre política. Un grupo de personas a su alrededor escuchaba su opinión con interés, pero algunos de ellos no estuvieron de acuerdo con sus conceptos y comenzaron a refutar sus puntos.

Todo se convirtió en un desastre mientras yo me quedaba callado viendo la teoría del caos desarrollándose justo delante de mis ojos.

El grupo entonces se dividió en dos secciones (quizá en más), una defendiendo las opiniones de mi amigo y la otra agresivamente atacándolas.

Decidí guardarme las mías y permanecí en silencio observando el furioso debate y disfrutando de una taza de té. Continúe leyendo

Puntos de referencia

Es muy difícil entender muchos conceptos o incluso saber dónde te encuentras ahora sin un punto de referencia, el cual es una marca que te permite comparar o localizar tu posición con respecto a elementos externos.

Nuestro cerebro es una súper computadora que se mantiene comparando y evaluando todo a nuestro alrededor sin parar. Además de todas las otras cosas que el cerebro tiene que hacer para mantenernos vivos. Así que en realidad no nos damos cuenta de todos los procesos impresionantes que nuestro cerebro tiene que realizar 24/7.

Por irónico que parezca, la vida nos da en ocasiones, formas extrañas de comparar y establecer nuevos puntos de referencia para aprender nuestras lecciones, muchas veces de la manera difícil.

A veces te cansas de tu propio pueblo, ciudad, país, etc. Así que decides viajar. Entonces, ves cosas nuevas, conoces gente nueva con nuevas costumbres, pruebas comida diferente, etc. Después de un tiempo, empiezas a comparar esas nuevas experiencias con tu hogar y, es cuando empiezas a sentir nostalgia y el deseo de volver. Continúe leyendo

Tu mejor amigo

Sé que todos hablamos “mal” de nosotros mismos de vez en cuando: “¡Soy tan estúpida!”, “¡Qué tonto soy…”, “¡Hombre! Soy tan torpe. “Y así sucesivamente.

A veces, sin darnos cuenta nos la pasamos “insultándonos” nosotros solos todo el día. Y aunque nuestra mente consciente no presta mucha atención a eso, nuestra mente subconsciente sí lo hace.

Creando así nuestra programación “oculta”.

Un amigo mío (que fue también mi profesor de matemáticas) era un excelente jugador de tenis. Entrenaba después de sus clases 5 o 6 horas todos los días.

Pero por una “falsa modestia”, comenzó a subestimar sus propias habilidades al hablar con otras personas. Me dijo que se sentía mal hablando bien acerca de su juego. No quería sonar jactancioso o arrogante. Así que empezó a hablar “mal” de sus habilidades. Continúe leyendo

¿Respeto?

 

Estaba esperando a un amigo afuera del consultorio de un médico, la paciencia no es una de mis virtudes (pero estoy trabajando en ello) y estar sentado en una sala de espera es una tarea difícil para casi cualquier persona.

Pero tenía que esperar a que mi amigo saliera, así que empecé a buscar entre algunas revistas que estaban sobre una mesa, pero eran principalmente revistas de moda y realmente no estoy muy educado en modas (pero estoy trabajando en ello) pero éstas eran revistas viejas, así que no creí que pudiera aprender algo nuevo en ellas. Continúe leyendo

Tu valía

Ella me vio caminando por la calle y me saludó muy efusivamente. “¡Tenía muchas ganas de verte! ¡Finalmente terminé tu libro y me encantó! ¡Lo voy a leer otra vez! ”

“Pero el problema es que quiero ser capaz de hacer las cosas que hablas en el libro, pero no creo que sea tan fácil como parece”, se quejó.

Le di las gracias por leer uno de mis libros y simplemente le dije: “Yo nunca dije que fuera fácil, nada en ese libro es realmente fácil. Es un proceso, todo lo que vale la pena toma tiempo. Sólo estoy compartiendo en mis libros mis experiencias e ideas propias, pero mi objetivo principal es alentar a mis lectores a encontrar sus propias respuestas y métodos. Todos somos diferentes y tenemos diferentes circunstancias sucediendo en nuestras vidas en este momento, pero todos estamos en el mismo barco y, podemos encontrar mentalidades y procedimientos comunes para tener un viaje más feliz.” Fue mi respuesta. Continúe leyendo

Tu nuevo sendero

“Sí, las cosas se estaban poniendo muy difíciles, me sentía abrumado y cada mañana trataba de resistirme a la alarma del despertador, no quería levantarme, yo sólo quería seguir durmiendo para no tener que lidiar con todo el lío que yo mismo me había creado”. Él se veía cansado, pero con una nueva luz en sus ojos.

Había perdido su compañía, su hogar, su matrimonio, pero por suerte no el amor de sus hijos. Así que él fue capaz de encontrar una motivación para salir del agujero que él había cavado para sí mismo.

“¿Y que hay de ti? ¿Habías pasado demasiado tiempo en tu zona de confort? Preguntó. Continúe leyendo