Decide

Estaba escuchando a un amigo que expresaba con vehemencia sus ideas sobre política. Un grupo de personas a su alrededor escuchaba su opinión con interés, pero algunos de ellos no estuvieron de acuerdo con sus conceptos y comenzaron a refutar sus puntos.

Todo se convirtió en un desastre mientras yo me quedaba callado viendo la teoría del caos desarrollándose justo delante de mis ojos.

El grupo entonces se dividió en dos secciones (quizá en más), una defendiendo las opiniones de mi amigo y la otra agresivamente atacándolas.

Decidí guardarme las mías y permanecí en silencio observando el furioso debate y disfrutando de una taza de té. Continúe leyendo

El charco

Después de una terrible tormenta, iba apresurado a ver a un cliente tratando de encontrar atajos en el camino para llegar a tiempo.

Me decidí a pasar por un parque que nunca había visto antes, pero, que estaba en el camino a la oficina de mi cliente. Estaba caminando muy rápido y de repente, después de una curva, me encontré frente a un gran charco.

Al principio, pensé en tratar de saltarlo o, lentamente caminar sobre de él, pero la imagen de un video que vi de un auto que se hunde en un charco aparentemente inocente me vino a la cabeza. Este video muestra un automóvil cruzando un charco aparentemente inofensivo en una calle de una ciudad, pero al parecer estaba cubriendo una enorme “zanja”, sin saberlo, el coche siguió avanzando y de repente desapareció dentro del “charco”. Continúe leyendo

Nuestra tribu

Dicen que nuestros amigos son la familia que elegimos. A veces son ellos los que nos apoyan y nos ayudan a través de tiempos difíciles. Son las únicas personas a nuestro lado cuando los necesitamos y son los que pueden hablar con nosotros durante horas.

Elegir quién entrará a nuestra tribu es nuestro propio derecho y privilegio.

Pero, ¿cómo qué tan estricto eres para la admisión de nuevas personas en tu “clan elegido”? Continúe leyendo