Equivocaciones

Yo estaba parado en medio del gimnasio, con todos mis compañeros de clase mirándome de forma burlona, al ver mis intentos por defenderme de mi oponente.

Yo era el chico más pequeño de la clase, en edad y tamaño, pero en ese momento yo no estaba muy interesado en su opinión sobre mí.

Amaba las Artes Marciales y, a pesar de mis esfuerzos, el combate terminó muy mal para mí.

Pero en ese momento en particular, por alguna razón eso fue irrelevante para mí, después de ese humillante ejercicio, mi maestro hizo una larga lista de todos los terribles errores que había cometido en ese momento. En realidad, hice todos los errores conocidos y desconocidos que figuran en el manual. Pero yo estaba tan concentrado en mi pasión por el entrenamiento, que no sonó ni intimidante, ni desalentador para mí. Continúe leyendo

Experiencia

Yo estaba pasando por un momento muy difícil tratando de recoger mi bicicleta, las ruedas de entrenamiento hacían las cosas aún más difíciles y para un niño de 5 años de edad, esto parecía una tarea imposible. Sin embargo yo seguía haciendo mi mejor esfuerzo para recogerla y seguir pedaleando de vuelta a casa, a pesar de mi rodilla raspada tras la caída.

Estaba a punto de empezar a llorar porque no lograba hacerlo cuando un hombre alto llegó y con una mano recogió mi bicicleta y me ayudó a subir en ella de nuevo. Con una sonrisa y un guiño se despidió de mí y continuó su paseo.

¡Me maravillé! “Tiene que ser el hombre más fuerte del mundo”, pensé. Por supuesto que yo no era muy alto ni muy fuerte a esa edad, pero para mí era admirable. Continúe leyendo

Re-aprende

Siempre pensé que había dominado mi tema favorito (matemáticas), ya que me había graduado y recibido un título como ingeniero. Cuando estaba en la escuela, siempre entretuve la idea de que una vez que terminas tu carrera ya sabes todo lo que necesitas para trabajar en tu profesión y entonces puedes proceder al siguiente paso. Sea lo que sea un siguiente paso es.

Pensé que ya la había “hecho” y que no debería preocuparme por “mirar hacia atrás” para revisar lo que supuestamente conocía tan bien. Pero me sorprendió cuando traté de inscribirme en una clase de mecánica cuántica avanzada, me pidieron que hiciera una prueba en línea para ver a mi “nivel”, ya que esta clase era sólo para “estudiantes avanzados”. Y esperan que tengamos un cierto nivel con el fin de hacer frente a los conceptos sin tener que “explicarle lo básico” al no iniciado. Continúe leyendo

La técnica

Me impresionaba ver cómo esos hombres de cinturón negro eran capaces de romper una pila de ladrillos con sus propias manos. Especialmente los hombres orientales que parecían tan pequeños y delgados, que se colocaban delante de una pila de ladrillos, tablas de madera o bloques de hielo, pero cuando golpeaban su objetivo y lo pulverizaban, se veían como gigantes poderosos.

Pero me llegó mi turno, yo tenía unos 8 años de edad y era delgado, estaba aún más pequeño y más delgado que el resto de los estudiantes en esa habitación, pero mi profesor me estaba pidiendo que rompiera un ladrillo por primera vez para una exhibición de nuestra escuela de artes marciales. Continúe leyendo