¡Mira de nuevo!

Lo estaba observando atentamente mientras él trabajaba en un pedazo de madera. Estaba creando algo, eso era evidente, pero gracias al cepillo eléctrico no pude ver en lo que estaba trabajando.

El aserrín volaba por todas partes y tenía que mantener los ojos cerrados para evitar que se metiera en mis ojos.

Cuando apagó la máquina, el polvo seguía volando en todas direcciones. Esperé unos segundos y luego abrí los ojos para tratar de ver su obra maestra.

Pero todo lo que pude ver era una pieza de madera deformada con un montón de aserrín y trozos de madera rotos sobre ella.

“¿Todo ese ruido para esto?” Le pregunté decepcionado, a los 8 años de edad, la paciencia no era una de mis virtudes más grandes.

“Sí” El hombre respondió mientras buscaba un cepillo de mano en su bolsa. Continúe leyendo

Tu sala de trofeos

Me gustaba observar en silencio todos los tesoros que un amigo tenía en su estudio. Las paredes estaban cubiertas por fotos, trofeos, premios y cosas por el estilo.

A lo largo de su vida, él había conocido y hecho amistad con muchas celebridades de diferentes partes del mundo, algunos de ellos habían sido elementos clave en la historia humana.

Un día, mientras yo descubría más “tesoros” escondidos como libros autografiados, honores y reconocimientos. Mi amigo llegó y se sentó en su escritorio. Con gracia observaba como yo disfrutaba viendo su impresionante colección de recuerdos. Continúe leyendo

La delgada línea (disparatando)

 

Una de las cosas más difíciles para mí es tratar de identificar la diferencia entre una situación “forzada” y una “natural”.

Y ahora sé que no estoy solo en eso, porque esa es una de las preguntas más frecuentes que me hacen todo el tiempo.

Cuando estoy tratando de “forzar” un evento, una acción, una respuesta a algo que aparece de repente en mi camino. He aprendido a “medir” mi dirección en función de la “rugosidad” de la carretera. Es decir, cuando estás encontrando demasiados “rocas” en tu camino, podría ser una señal de que estás transitando por el camino equivocado. Continúe leyendo

Nueva vista

La última vez que estuve allí me sentía triste y cansado. El campo parecía en ese momento seco y sin color. El clima era bueno, pero lo sentía frío y asfixiante. Había perdido a una tía que había sido como mi segunda madre toda la vida y desde ese momento, la vida sería muy diferente a lo que yo pensé que sería mi realidad eterna.

Una fotografía capturó ese momento. Nunca me atreví a ver la foto de nuevo, por lo que permaneció durante muchos años escondida en una caja.

La imagen de ese campo nunca cambió. En mis recuerdos estaba seco, frío y sombrío. Tampoco había vuelto a visitar ese lugar en todo este tiempo. Continúe leyendo