Tu luz

Hay días en los que no puedes encontrar la Luz en tu vida y todo se ve muy oscuro y siniestro.

Con todas las malas noticias inundando Internet y los medios de comunicación, esas trágicas historias de la familia y amigos que siempre están tan ansiosos por compartir con nosotros, incluso antes de preguntarnos cómo estamos. Los extraños en la calle que les gusta contarte sus vidas y tragedias más recientes, para ver si pueden encontrar un oído amigable, que les permita sacar su energía negativa acumulada dentro de su alma durante mucho tiempo. ¡Todo esto, añadido a tu propio equipaje emocional!

Hay días, cuando tienes que decidir el crear tu propia Luz en medio de tanta oscuridad inducida. Continúe leyendo

Sigue a tu corazón

Me sorprendí al encontrarla de nuevo. Los años habían pasado y era evidente a los ojos, no éramos los mismos.

Supongo que ella pensó lo mismo de mí, pero además de los cambios naturales que el tiempo inflige en nosotros, había algo más que no pude definir en ella.

“¿Qué está mal contigo?”, Le pregunté.

“Creo que todo está mal. No, en realidad yo soy la que está mal”, dijo después de una larga pausa.

Esperé pacientemente a que pudiera hablar de nuevo. Continúe leyendo

Estás por tu cuenta

Me sorprendí al escucharla diciendo que no podrían estar juntos porque no sacaban lo mejor uno del otro. Y me sorprendió porque he oído eso incluso de consejeros matrimoniales, psicólogos, médicos, abogados y muchas otras personas que se supondría están un poco más informados.

Tal vez es por eso que tantas relaciones han estado y siguen estando hoy en día, condenadas al fracaso. Continúe leyendo

Los peligros de la humildad.

Se nos ha enseñado desde pequeños que la humildad era muy importante, ya que la arrogancia era un pecado. Y sí, no hay nada peor que estar con una persona arrogante y tener que sufrir una larga conversación jactanciosa.

Pero caer en cualquiera de los opuestos es una cosa terrible también.

Como ya he mencionado en el artículo anterior, tenemos que aprender a brillar y reconocer nuestra luz interior. Tenemos que recordar que somos una extensión de esa poderosa fuerza que creó el universo y todo en él, puedes llamarlo Dios, Universo, Origen, Energía, Big Bang, o lo que quieras, no hay diferencia.

La humildad nos enseña a tener una imagen inferior a nosotros mismos y, aunque ha cumplido su papel en la historia, ya no es el caso hoy en día. Continúe leyendo