Nuevos comienzos

Cuando recibí la noticia, no podía creer que me estuviera sucediendo a mí. No tenía tiempo para enfermarme, no tenía tiempo para descansar, no tenía tiempo para perderlo cambiando mi estilo de vida. 

Debe haber una manera rápida de deshacerse de esa enfermedad.

Después de todo, hacemos todo lo rápido hoy en día, ya no tenemos que cocinar, comemos comida rápida, llevamos nuestra ropa a la lavandería y la recogemos limpia y planchada, así que no tenemos que perder el tiempo haciéndolo nosotros mismos, Usamos un servicio de taxi para llevarnos a todas partes para que no tengamos que conducir más, nuestro teléfono inteligente encontrará la forma más rápida y más rápida para no perder un segundo en el tráfico.

Vivimos nuestra vida a alta velocidad y estamos acostumbrados a conseguir lo que queremos rápido y fácil.

Internet responde a todas nuestras preguntas y nos proporciona toda la información que necesitamos en cuestión de segundos.

Así que no hay excusa para que una enfermedad se prolongue en nuestros cuerpos. Tiene que haber una píldora, un tratamiento o un método para que me deshaga de cualquier cosa que se atreva a retrasar mi ritmo de mi día a día. Continúe leyendo

No va a desaparecer, hasta que…

“… Pero he hecho todas las visualizaciones, meditaciones, afirmaciones y cualquier ejercicio espiritual que te puedas imaginar, pero mi situación sigue siendo la misma” me dijo un amigo ayer con un tono desesperado.

“Conozco la sensación” contesté con experiencia de primera mano.

“Creo que he hecho todo lo posible para cambiar mi vida y circunstancias, pero, simplemente no veo que estos problemas desaparezcan de mi vida”. Él se quejó amargamente. Continúe leyendo

Conocimiento

Cuando observo las cosas que he vivido hasta ahora, me doy cuenta de que la mayor parte de mi experiencia, esas cosas que considero como conocimiento valioso, son principalmente el resultado de eventos dolorosos.

Soy capaz de caminar debido a que muchas veces, me caí al intentar dar mis primeros pasos cuando yo era pequeño, sí, me dolió, me levanté de nuevo y seguí tratando de imitar a las personas a mi alrededor que eran capaces de caminar sin ningún problema .

Fue doloroso cada vez que me caí, pero eso no me impidió levantarme de nuevo y probar una vez más. Y ahora gracias a eso, puedo caminar por horas y disfrutarlo mucho. Continúe leyendo

Está bien (Nota mental)

Está bien despertar una mañana con la sensación de estar drenado, sin tu habitual alegría de vivir encendida y decidir en ese mismo momento tomar el día libre. Sólo para reunir suficiente fuerza para continuar con tu viaje.

Es válido decidir hoy, el no sentir gratitud por las cosas buenas que tienes y, el que tu corazón sienta nostalgia de los días y personas que ya no están aquí contigo.

Es aceptable decidir el dejar que la ira y la tristeza llenen tu corazón y alma por un rato, porque estos sentimientos son una parte de tu naturaleza humana y tienen una razón para existir en ti. Continúe leyendo

No esperes más…

La noche era fría y la espera a que llegara un autobús me estaba poniendo de nervios. A veces esperar el transporte público es un verdadero reto en algunos países en los que no hay horarios fijos, o que los tienen, pero no los respetan.

El clima se enfriaba cada vez más y mi paciencia estaba desapareciendo, así que a pesar de la hora (1:30 AM) y al no estar tan lejos de mi destino, decidí caminar unos minutos y ver si el autobús me alcanzaba mientras tanto.

Después de todo, caminar me ayudaría a entrar en calor y evitaría que mi mente siguiera quejándose del transporte público en esta ciudad.

A medida que iba caminando, podía escuchar el sonido de mis pasos sobre el pavimento. Era el único sonido que se podía oír a esa hora y era agradable escuchar el ritmo de mi caminar.

Camino mucho, es uno de mis placeres favoritos en la vida, pero ayer por la noche hacía frío y me sentía un poco cansado, por eso había decidido esperar el autobús. Pero, probablemente, el conductor del autobús tenía frío también, y decidió tomar una taza de té caliente en lugar de conducir para variarle un poco.

Así fue como decidí caminar y disfrutarlo al mismo tiempo.

De vez en cuando me detenía y volteaba para ver si el autobús se acercaba finalmente, pero fue en vano. Así que seguí caminando y caminando hasta que llegué a mi destino, pero el autobús nunca llegó. Pero me dio gusto que no llegara, porque me gustó mucho el paseo.

Me preguntaba, ¿cuántas veces habría logrado más en mi vida si en lugar de esperar a que mi bien llegara, hubiera tomado la iniciativa de ir a buscarlo primero? ¿Cuántas bendiciones me he perdido por esperar estáticamente? ¿Cuántas oportunidades me han esperado en mi destino, pero nunca las descubrí, por esperar a que vinieran a encontrarme?

Tal vez personas más decentes hubieran preferido esperar al autobús esa noche fría y solitaria, pero para mí, fue una experiencia muy agradable el tomar ese paseo.

Probablemente puede sonar tonto el comparar esta experiencia con mi actitud hacia ciertas cosas en mi vida, pero la verdad, creo que es un buen ejemplo de lo que he estado haciendo y, todavía sigo haciendo a menudo.

En verdad no te aconsejo que camines a medianoche por barrios con los que no estés muy familiarizado en ciertas ciudades. Pero quisiera pedirte que compruebes, si no has estado esperando demasiado tiempo a que tus bienes te alcancen. Incluso si es algo que sin duda debe llegar (como parecía ser el caso con el autobús de esa noche). Lo más seguro es que será necesario dar algunos pasos para ir a encontrarlo a medio camino o, tal vez tendrás que caminar hasta el final para llegar a él, pero no permanezcas inmóvil.

La vida es movimiento. Y tus sueños merecen el esfuerzo, además la mayoría de veces disfrutarás del proceso.

Así que no esperes más, ve a hacer que las cosas sucedan.

Distancia

Una amiga mía es muy pequeña, o como a ella le gusta decir: “Petite”. Sus piernas son cortas y no camina muy rápido. Así que no estaba acostumbrada a caminar largas distancias.

Yo soy todo lo contrario, tengo las piernas largas y camino muy rápido.

Ella ve todo desde su perspectiva obviamente, así que cuando le contaba de mis largos paseos, no me podía creer, para ella esas distancias son extremas. Para mí son normales. Continúe leyendo

No le toques

He estado con las computadoras desde…. Bueno, hace mucho tiempo, sí, incluso antes de que existiera Gopher (el abuelo de Google, Yahoo, etc.) Ya sé, ya sé que soy un alma antigua. Incluso antes de la web y, cuando telnet era la más avanzada “herramienta de comunicación”, y desde entonces he estado observando el mismo patrón de conducta.

Una de las primeras cosas que hago cuando alguien me llama histérico a las 3 A.M. para pedir ayuda porque su computadora está descompuesta es preguntarles: ¿Qué es lo que has instalado antes de que eso sucediera? Continúe leyendo

¿Viejo?

|

Cuando era adolescente, me acuerdo que pensaba que cuando llegara a los 30, yo sería oficialmente un adulto. Mi tío tenía 55 años en ese momento y me dijo que se sentía increíble, con buena salud y tan activo como siempre.

Por supuesto que pensé que sólo estaba tratando de hacer que los demás pensaran que no estaba tan viejo todavía. Pero para mí a esa edad, sí era muy viejo y así se lo dije.

Él sólo se rio y me dijo que la edad no estaba realmente en el cuerpo, sino en tu mente. Me reí aún más fuerte y pensé que sólo estaba tratando de convencer a su mente que aún era joven y fuerte. Sin embargo, me quedé muy impresionado de ver lo duro que entrenó en el gimnasio ese día. Continúe leyendo

Lecciones de vida

Mucha gente se refiere a sus experiencias de vida como “lecciones de la Universidad de la Vida”. Lo que significa que la vida misma es una fuente abundante de conocimientos, experiencias y lecciones muy valiosas.

Probablemente las mejores lecciones de la vida son absolutamente gratis. O tal vez no tan “gratuitas” porque el precio que tenemos que pagar para recibirlas y aprender de ellas es tener que experimentarlo en carne propia y, a veces, es un precio muy alto a pagar. Continúe leyendo

Yo respeto tu manera de hacer las cosas

Sé que ya has oído muchas veces que todos somos diferentes. No importa el tiempo que hemos vivido en la misma comunidad, en la misma casa y hasta en la misma familia. Tenemos mucho en común y, sin embargo, seguimos siendo diferentes.

Quizá prefieras ponerle azúcar en tu té, yo prefiero un poco más de crema en su lugar. Es posible que tú prefieras un pan de dulce para acompañarlo, yo prefiero una dona. Y después posiblemente te guste hablar de política, yo prefiero saltarme ese tema.

Podemos ser tan diferentes en muchos aspectos y, sin embargo, podemos compartir un momento agradable con nuestro té, cada uno de nosotros disfruta, al mismo tiempo, nuestros propios placeres personales. Continúe leyendo