Cuida tu manera de hablar

Acabo de recibir una copia de un estudio muy interesante realizado por tres universidades en el Reino Unido sobre la percepción del color.

Encontraron una tribu en África con un lenguaje limitado a tres palabras para describir los colores. Una palabra para los colores oscuros, una para los colores de rango medio y uno para colores muy claros.

Para resumir una larga historia, en uno de estos estudios, mostraron diferentes ilustraciones con diferentes tonos del mismo color a los miembros de esa tribu, los cuales de inmediato identificaron los dos tonos que tenían una ligera diferencia. Pero, cuando mostraron la misma ilustración a occidentales que no tenían palabras diferentes para definir esos dos tonos de verde, éstos no pudieron encontrar la diferencia o les tomó mucho tiempo darse cuenta de ello. Ellos carecen de términos para describir esos colores, por lo tanto, los occidentales no pudieron encontrar la diferencia tan fácilmente. Continúe leyendo

Has sobrevivido

Cuando era un niño, encontraba caras felices por todas partes a donde yo veía. Ahora me está siendo más difícil encontrarlas a mí alrededor. Probablemente como niño, no puse mucha atención al estado de ánimo de otras personas, la gente que veía era más feliz o, yo no estaba entrenado para ver caras tristes o deprimidas aún.

“Eran otros tiempos”, algunos responderían, “La gente entonces tenían menos preocupaciones, estos tiempos son más difíciles” es una respuesta común hoy en día.

No estoy seguro de cómo clasificarlo, pero sí, encontrar caras felices no es tan fácil para mí últimamente. ¿Debería de cambiarme a un país diferente? Bueno, no exactamente, después de viajar mucho he encontrado todo tipo de personas en todo el mundo, pero gracias a internet ahora se puede hablar con gente del otro lado del planeta en tiempo real y darse cuenta de que no la están pasando más fácil allá tampoco. Continúe leyendo