Las hojas verdes

Realmente no necesitamos ir muy lejos, ni gastar mucho dinero para aprender grandes lecciones, observando la naturaleza es una de las maneras más satisfactorias y de bajo costo para aprender de la vida misma.

Una pequeña palmera estaba poniéndose café y triste, ya que lo habían puesto en un parque donde a menudo voy a dar largos paseos. Era una vista triste. Pero Don Carlos Hernández, el hombre a cargo del parque, me dijo que las plantas son como los seres humanos, a veces les gusta la ubicación que elegimos para ellas y otras veces no. Continúe leyendo

Un nuevo ciclo

Un ciclo es una serie de eventos que se repiten con frecuencia en el mismo orden. Al igual que el día antecede a la noche y la primavera precede al verano y luego llega el otoño, al último el invierno y luego las estaciones comienzan una vez más. En realidad no hay principio ni fin.

Lo mismo ocurre con cualquier tipo de ciclo. Un año escolar, un ciclo de relación, un ciclo de trabajo y así sucesivamente. Continúe leyendo

Di que sí

Cuando el ciclo “bajo” de repente aparece y las cosas se ven un poco sombrías es el momento de cambiar nuestro modus operandi.

La vida es un ciclo continuo y como sabes a veces estamos en la “cresta, o arriba” y luego descendemos al “valle o lado bajo”. Como los ciclos son una parte de la naturaleza de los que no podemos “escapar”, no podemos romper o alterar su flujo. Continúe leyendo

No tienes que sentirte bien hoy

Hay días en que simplemente te cansas de escuchar a la gente decirte cómo te debes de sentir, qué comer, cómo pensar, qué usar y así sucesivamente.

Nada es permanente, la naturaleza funciona en ciclos, unos más largos que otros, por lo que no puedes esperar estar en el mismo estado para siempre.

Incluso las grandes máquinas necesitan un día para descansar de vez en cuando. Continúe leyendo

Ciclos

Se supone que deberíamos estar adaptados de forma natural a los ciclos, ya que en cuanto nacemos estamos viviendo en ellos.

Inmediatamente nos encontramos expuestos a ellos: el ciclo del día y la noche, ciclos de alimentación, ciclos para dormir y despertar, ciclos de crecimiento, ciclos de educación y así sucesivamente.

Vivimos en ciclos todo el tiempo, incluso nos da emoción cuando rompemos nuestros ciclos viejos para hacer algo diferente y nos entusiasmamos también cuando empezamos uno nuevo. Continúe leyendo

El tazón roto

Hay una enseñanza budista antigua que dice que debes de ver a tu plato como ya roto. Es decir, si sabes que un recipiente se puede llegar a romper y, si aceptas este hecho, entonces no reaccionarás de forma exagerada cuando esto pase.

Esta enseñanza nos dice que si somos conscientes de que todo tiene un ciclo, cuando termina un ciclo particular no seremos sorprendidos por ello. Nuestra mente aceptará el final de ese ciclo y será capaz de seguir adelante sin trauma. Continúe leyendo