Por ti…

Ella era una mujer muy fuerte y valiente.

Vivió una vida muy difícil y tuvo que aprender a ser dura para sobrevivir en un mundo hecho por hombres. En el mundo exterior, tenía que mantener una imagen áspera y fuerte.

A pesar de todas las situaciones duras que tuvo que enfrentar, su naturaleza amorosa y amable se mantuvo siempre muy profundo en su alma.

Tenía un gran corazón y su compasión era evidente cuando ayudaba a otras personas necesitadas, ya fueran un amigo o un perfecto desconocido, para ella todos merecían compasión. Continúe leyendo

La causa

Estaba hablando con un amigo acerca de todas esas extrañas cosas y eventos “negativos” en nuestras vidas.

Según él, su vida siempre había sido muy dura y difícil. Muchas veces se ha quejado de todas las cosas que tuvo que pasar para sobrevivir, mientras que la mayor parte de sus amigos y familiares, tuvieron una vida más relajada y cómoda, (por lo menos desde su punto de vista).

Él tuvo que superar varios obstáculos en su pasado, con el fin de lograr algunas cosas que, otras personas obtuvieron o consiguieron de una forma muy “relajada”, de acuerdo con su propio análisis.

Estaba a punto de repasar una vez más, la lista de dificultades que había tenido que afrontar desde el principio de su vida hasta esta mañana, cuando me vi obligado a interrumpir su letanía, con el fin de evitar otros 45 minutos más de dudas. Continúe leyendo