El castigo (historia corta)

El día iniciaba como de costumbre en esa pequeña comunidad, todo el mundo comenzaban sus tareas diarias y había una atmósfera de calma y aburrimiento entre los habitantes.

Sólo uno de los ancianos se sentía un poco nervioso, no sabía el por qué, pero algo estaba mal. Nadie prestó atención a sus comentarios, después de todo, él sólo era un viejo.

De repente, la tierra comenzó a vibrar, todo alrededor de este pequeño pueblo estaba temblando y después de unos pocos segundos todo se volvió negro, como un repentino eclipse total de Sol, pero esto fue más rápido y totalmente inesperado. Continúe leyendo

¿Somos diferentes?

Acabo de recibir un correo electrónico de una amiga en Japón. Ella comparte conmigo algunas de sus esperanzas y temores y me sorprendió ver cuán “similares” son nuestros sueños y problemas.

Pero ¿por qué me sorprendió? He estado allá y en realidad, después de conocer a la gente y sus costumbres fui “aceptado” en la comunidad. Para mí eran como cualquier otra persona y, creo que para ellos yo era uno más en el grupo.

Así que ¿dónde empecé a pensar que podían sentir o expresar la vida de una manera diferente?

Estando ahora en el otro lado del planeta, cuando oigo hablar de Japón es como escuchar de un mundo diferente. Pero eso es sólo un error en mi perspectiva.

La distancia es relativa al observador, al igual que el tiempo. Continúe leyendo

Demasiado pequeño

“¿Qué caso tiene de cualquier manera? Todo el mundo vienen aquí para tirar su basura y yo me paso horas limpiando este lugar. He tratado de poner anuncios en todas partes y no puedo hacerles ver la importancia de mantener este lugar limpio y libre de suciedad y ratas.”

Eso es lo que un vecino solía repetir cada día hace unos años. Él limpiaba todos los días un lote de esquina abandonado cerca de su casa. La gente, por lo general, tiraba las bolsas con basura por la noche y él limpiaba cada mañana y ya estaba harto de ello. Continúe leyendo