Tu regalo para el universo

Por lo general, recibimos regalos en Navidad, en nuestro cumpleaños y algunas otras ocasiones especiales.

Algunos de nosotros acostumbramos a levantarnos por la mañana bajo un techo, con buenas cobijas y la mayoría de las veces un buen desayuno esperándonos en la mesa. Lo vemos tan natural que nos olvidamos de estar agradecidos por todas las bendiciones que recibimos todos los días.

Hay algunas personas que están abiertas y dispuestas a recibir, pero hay otras que sienten que no se lo merecen.

En algunos casos, no estar “abierto a recibir” es tan malo, como el no estar dispuesto a compartir tus bienes con los demás. Continúe leyendo

Contribución

Una de las cosas más difíciles con la que he tratado de acabar de una vez, es esa sensación de no hacer lo suficiente para hacer este mundo mejor para mí y para los demás.

A veces me siento tan inútil e impotente mientras trato de encontrar una mejor manera de hacer las cosas. Me gustaría que hubiera una “aplicación” en mi mente para ayudarme a encontrar la mejor y más rápida manera de lograr esos sueños largamente esperados y no cumplidos en mi corazón.

Pero, supongo que a veces la Vida tiene formas de “ayudarte” a aprender las cosas más rápido y eso es al darte experiencias en las que puedas aplicar esas cosas que has estado leyendo y aprendiendo a través de muchas fuentes diferentes. Pero cuando los tiempos llegan para que “utilices” esas herramientas que has recibido a lo largo de tu vida, es cuando de verdad adquieres “conocimiento”.

Es muy divertido escuchar a aquellas personas que creen que su “verdad” es la única realidad que existe. Y se pueden encontrar ejemplos en todas partes y en todos los niveles. Desde gente común hasta profesores de universidades de prestigio en todo el mundo.

Todos nos aferramos a nuestra propia “verdad” en particular y, desde nuestra perspectiva, lo que otros piensan es sólo basura infundada. Sí, estoy seguro de conoces muchos ejemplos de estos también. Continúe leyendo

Contribuye

 

La gente está viviendo hoy en día lo más rápido que puede. Parece un concurso de velocidad para ver quién es el primero en alcanzar el más alto nivel de estrés, en el menor tiempo posible.

Nos dicen que debemos ser apasionados de nuestro trabajo, de nuestras actividades y relaciones, apasionados de vivir nuestra vida al máximo. Eso es genial, pero estoy viendo gente que para poder sentirse que son apasionados de sus vidas, están entrando en un mundo centrado en sí mismos y se alejan cada vez más de los suyos.

No necesitamos ser tan radicales con nuestras acciones. Podemos ser apasionados y al mismo tiempo compartir esa pasión con los demás. Continúe leyendo