No puedo controlar esto

Sí, lo admito. No puedo controlar los titulares en todos los periódicos que leo, pero puedo controlar los artículos que leo de principio a fin.

No puedo controlar cómo los políticos están manejando los problemas que tenemos en nuestro planeta en este momento, pero puedo hacer mi mayor esfuerzo para hacer mi parte para hacer de este universo un mejor lugar para vivir. Estoy convencido de que si todos hicieran su parte, en lugar de criticar y pretender contarles a los demás lo que deberían hacer o pensar, este universo sería un lugar diferente.

No puedo controlar lo que otras personas creen que son las mejores soluciones para todos los problemas que enfrentamos como seres humanos, pero puedo decidir hacer todo lo que esté a mi alcance para trabajar en soluciones que yo puedo convertir en una realidad. Podríamos diferir sobre cuáles serían las mejores soluciones para algunos problemas, pero la única forma en que lo sabremos es intentándolas. Continúe leyendo

Sé resiliente

En una plática el día de ayer, comentaba acerca de un amigo que fue un hombre muy sólido y fuerte la mayor parte de su vida, pero el día en que su esposa falleció, comenzó a perder su fuerza y deseos de seguir viviendo.

Siempre es difícil perder a un ser querido, especialmente una persona muy cercana. Y una vez que caemos, el ponernos de pie nuevamente es una tarea abrumadora para la mayoría de nosotros.

Después de una pérdida, un fracaso, un accidente, etc., las cosas se ponen muy difíciles y recuperar nuestra fuerza y paz interiores parece casi imposible. Y aunque el tiempo cura casi todas las heridas, siempre hay algunas cosas que podemos hacer para acelerar nuestra recuperación. Continúe leyendo

Control

Todo el mundo te está diciendo que necesitas controlar lo que piensas porque es lo que atraes. Eso es cierto, pero también, trae sobre nosotros una gran carga y nos estresamos nosotros solos haciendo un gran esfuerzo para evitar los malos pensamientos y sentimientos.

Como seres humanos, podemos experimentar todo tipo de sensaciones, pensamientos y emociones.

No podemos limitar nuestra mente y alma para filtrar todo el tiempo los malos pensamientos y sentimientos. Eso no sería benéfico y, al final, nos traería serios problemas de salud.

No necesitamos evitar por completo los periódicos, noticias de la televisión y los chismes en general que nos rodean.

La gran diferencia viene cuando no permitimos que esos eventos cambien nuestra autoconfianza. Continúe leyendo

No se los permitas

Te despiertas con una sensación maravillosa, tuviste una buena noche y te sientes feliz y expectante por tu día.

No te sientes cansado como los otros días y sabes muy dentro de ti que este puede ser un día maravilloso.

Llevas tu mejor abrigo y sales de tu casa para conquistar el mundo, incluso ves tu calle y a la gente caminando a tu alrededor bajo una luz diferente. Incluso estás sonriendo, pero de repente, un autobús que pasa justo enfrente de ti, te salpica agua de un charco sucio sobre todo tu cuerpo, ahora tu precioso abrigo parece sacado de la basura y deseas desaparecer en el centro de la tierra.

Vuelves a tu casa y agarras rápidamente las primeras prendas que encuentras en tu armario. Obviamente, llegas tarde a tu trabajo y un jefe furioso te pide que le presentes los informes que te ha estado pidiendo desde la semana pasada, sólo para encontrar un montón de errores en ellos, por lo que te obligan a hacerlos de nuevo.

En ese preciso momento, te das cuenta de que tus compañeros de trabajo se están riendo de ti porque en tu prisa, no te diste cuenta de que te habías puesto dos zapatos de diferente colore y ahora es demasiado tarde para hacer algo al respecto.

¿Suena familiar? Tal vez, yo he estado allí, pero después de algunas experiencias embarazosas he aprendido a no dejar que esos eventos envenenen mi día. He aprendido a reírme de mis errores y en realidad, eso hizo que esos “accidentes” fueran menos traumáticos para mí.

Estamos permitiendo que nuestra vida dependa de la “validación” de los demás, por lo que necesitamos tomar fotografías de lo que comemos, lo que usamos (o quisiéramos usar), los lugares a donde vamos y las celebridades que nos encontramos ocasionalmente para que otros vean “cuan maravillosa es nuestra vida” y, por lo tanto, nos den su “sello de aprobación”.

Gracias a esa obsesión, las redes sociales existen y hacen que más gente se sienta miserable, cuando su propósito, al principio, fue todo lo contrario.

Deja de dar a otros un poder que no les pertenece. Sus opiniones, sus palabras, no tienen poder sobre tu felicidad, a menos que tú les des ese poder.

Permanece enfocado en la belleza y la verdad de tu propio viaje.

Elimina cualquier necesidad o apego a la validación de los demás. Esta es tu vida, éste es tu viaje y éstas son tus elecciones. Reconoce tu responsabilidad por lo que eliges hacer, pensar y sentir y céntrate en tu propio camino. Lo que otros hacen con sus vidas volverá a ellos. Lo que tú decidas hacer en tu vida te dará los frutos de tus propias decisiones.

La vida está llena de sorpresas, buenas y malas, fracasos y contratiempos, pero ninguno de ellos tiene el poder de detenerte permanentemente. Tú ya tienes la fuerza, la sabiduría y los medios para superar cualquier cosa que la vida te ponga en tu camino.

Tú eres la única persona que estará contigo hasta el final de tu viaje. Cuida de ti mismo, no permitas que otros cambien quien realmente eres. No des el control del volante de tu vida a nadie. No les permita quitar tu vista de tu objetivo.

Esta es tu vida, algunos de ellos no quieren que seas exitoso, pero naciste para ser el mejor. Se el mejor ahora.

Algunos de ellos quieren verte fracasar. No se los permitas…

Ansiedad

Por lo general él siempre se veía tan calmado y relajado que me preguntaba a veces, si alguna vez se enojó en su vida o se puso nervioso por algo.

Un día me enteré de que estaba pasando por un problema legal grave que implicaba una cuestión de dinero con sus familiares. Cuando fui a visitarlo se veía como siempre, calmado y relajado, a pesar de los problemas que estaba enfrentando al tener que ir a los tribunales y tener que lidiar con los abogados todo el tiempo.

Al principio no me atrevía a preguntarle cómo se sentía, ya que su actitud era lo suficientemente clara como para ver que estaba manejándolo bastante bien. Continúe leyendo

Mal

Siempre nos quejamos de las cosas malas que nos suceden en nuestra vida cotidiana.

A veces sentimos que las peores cosas pasan en el peor momento, por lo que nuestra mente comienza a orbitar en torno a nuestros problemas, dejando el resto de nuestra vida fuera de perspectiva. A continuación, el resto del mundo desaparece y nuestra atención se centra en esas “situaciones terribles”.

Todos hemos estado allí y cuando por fin echamos un vistazo a nuestro alrededor, por fin vemos que hay problemas mucho más grandes en la vida de otros, que los que consideramos como nuestra perdición. Continúe leyendo

Sacúdetelo

No hay nada más difícil que tratar de hablar con alguien que está enojado. Le pides que escuche lo que tienes que decir, pero su enojo no le deja escuchar, realmente escuchar, en realidad no están realmente interesados en lo que tengas que decir, todo lo que quieren hacer es sacar esa sensación horrible de su organismo.

Incluso si te dejan hablar durante unos segundos, comenzarán de inmediato a contestarte, no van a escuchar tus razones porque no quieren mantener esa rabia dentro y sienten la necesidad de sacarla. Incluso si tienes razón no pueden verlo. Continúe leyendo

¿Cuándo comienzan los cambios?

Una de las preguntas más comunes que escucho todo el tiempo y, en realidad que yo mismo me he preguntado muchas veces es: ¿Cuándo comienzan los cambios a aparecer?

Tú escuchas constantemente que necesitas controlar tus pensamientos con el fin de cambiar la forma en que ves las cosas, dejar de escuchar y leer noticias trágicas (esto es: todo lo que se ve en los canales de noticias y periódicos), y evitar gente y conversaciones negativas, para mantener tu fe viva y  tu mente positiva.

¿Pero cuándo es que los cambios empiezan a aparecer en tu vida? Continúe leyendo

Sólo respira

La acción crea nuestra realidad en este universo. Necesitamos empezar a “hacer” con el fin de crear, existir y avanzar. La pasividad es una de las cosas más peligrosas en el camino hacia nuestra iluminación. Sin embargo, recordemos que vivimos en una realidad equilibrada y no podemos mantenernos siempre en el mismo lado de la balanza, tenemos que seguir moviéndose de un lado a otro sin caer en ninguno de los extremos. Esa es la danza con el Universo. Continúe leyendo

Tu equilibrio

No hay nada más molesto cuando te estás sentado en una mesa para comer o beber algo que, encontrarte con una “mesa bailarina”. Cuando la mesa no está bien equilibrada y le tienes que pedir al mesero o incluso tú mismo el poner algo debajo de una pata con el fin de nivelar la mesa, y así ya no tienes que seguir “jalando” tu lado de la mesa para evitar que tu sopa se derrame todo el tiempo.

Bueno, yo no sé si te ha pasado eso, pero yo lo he vivido muchas veces en todo tipo de restaurantes, caros y baratos. Y créeme que luchar con sillas y mesas no es realmente una gran manera de comenzar una comida.

Pero todo en este universo necesita equilibrio para subsistir y prosperar. Continúe leyendo