El verdadero significado

Mi amiga japonesa estaba muy molesta y me pidió que la escuchara (en línea) un poco acerca de un incidente que tuvo con un hombre de edad avanzada el día anterior. Ella estaba muy molesta.

Al ser yo occidental, mi mente voló demasiado alto y lo que al principio pensé que se trataba de algo más grave, por suerte pasó a ser, (y me alegra de que haya sido así) más un conflicto generacional que una agresión física.

Él era un hombre japonés que nació antes de la Segunda Guerra Mundial, estaba sorprendido por la forma en que los jóvenes hoy en día están viviendo una vida más fácil y con muchas más oportunidades y comodidades de las que él tuvo en su momento. Continúe leyendo

Conceptos

 

Es increíble cuando se comparan las diferencias entre varios conceptos que pensé que eran un poco más de “normalizar” al igual que “el éxito”, “belleza”, “bueno”, “malo” y así sucesivamente.
Por alguna extraña razón siempre he pensado que todos compartimos los mismos conceptos sobre muchos temas, como la noción de “buena”, por ejemplo. Fue años más tarde al tener que interactuar con personas de diferentes países como un visitante y observador, que tuve mi primer “choque cultural”.
Así que tal vez las ideas no son tan diferentes, pero nuestras interpretaciones son. Lo que mi comunidad considera un crimen, una cultura diferente considera como algo normal, incluso lógico. Continúe leyendo

¿Lo mismo?

Estaba esperando el metro en Londres, Inglaterra en una estación llena de gente y no pude dejar de oír por casualidad la conversación de dos señoras de mediana edad charlando alegremente a mi lado.

Una de ellas había ido de vacaciones a España y estaba sorprendida por algunas particularidades de la lengua, ella dijo algo así: “En España le dan género a los objetos, por ejemplo, ellos llaman una silla ´ella’, (lo que quiso decir es que  se clasifica como femenino) y a un zapato un ‘el’ (masculino), y eso le sonaba demasiado ‘extranjero’, dijo con una expresión de sorpresa en su cara.” Continúe leyendo

Yo respeto tu manera de hacer las cosas

Sé que ya has oído muchas veces que todos somos diferentes. No importa el tiempo que hemos vivido en la misma comunidad, en la misma casa y hasta en la misma familia. Tenemos mucho en común y, sin embargo, seguimos siendo diferentes.

Quizá prefieras ponerle azúcar en tu té, yo prefiero un poco más de crema en su lugar. Es posible que tú prefieras un pan de dulce para acompañarlo, yo prefiero una dona. Y después posiblemente te guste hablar de política, yo prefiero saltarme ese tema.

Podemos ser tan diferentes en muchos aspectos y, sin embargo, podemos compartir un momento agradable con nuestro té, cada uno de nosotros disfruta, al mismo tiempo, nuestros propios placeres personales. Continúe leyendo

¿Somos diferentes?

Acabo de recibir un correo electrónico de una amiga en Japón. Ella comparte conmigo algunas de sus esperanzas y temores y me sorprendió ver cuán “similares” son nuestros sueños y problemas.

Pero ¿por qué me sorprendió? He estado allá y en realidad, después de conocer a la gente y sus costumbres fui “aceptado” en la comunidad. Para mí eran como cualquier otra persona y, creo que para ellos yo era uno más en el grupo.

Así que ¿dónde empecé a pensar que podían sentir o expresar la vida de una manera diferente?

Estando ahora en el otro lado del planeta, cuando oigo hablar de Japón es como escuchar de un mundo diferente. Pero eso es sólo un error en mi perspectiva.

La distancia es relativa al observador, al igual que el tiempo. Continúe leyendo

Viajando

Viajar significa cosas diferentes para cada persona. Recuerdo cuán emocionado me ponía cuando yo era un niño cuando se acercaban las vacaciones. Yo sabía que íbamos a viajar a algún sitio.

Algunos días festivos, íbamos a visitar a la familia y después de un tiempo se hizo un poco aburrido porque cada ocasión estábamos haciendo las mismas cosas con la misma gente e íbamos a los mismos sitios. Afortunadamente mi madre decidió que necesitábamos ver nuevos lugares y comenzamos a tomar tours guiados a diferentes estados. Continúe leyendo

¿Quién te está cambiando?

Tal vez tus padres estaban todo el tiempo preocupados de saber quiénes eran tus amigos. Quizá te pidieron que los invitaras a cenar o a comer a tu casa para que pudieran llegar a conocerlos un poco mejor, o tal vez tu comunidad era tan pequeña que todas las familias se conocían entre sí y todo el mundo era amigo de todo el mundo.

En cualquier caso, las personas con quienes pasaste más tiempo definieron mucho de tu personalidad actual. Lo creas o no muchos de tus hábitos, comportamiento, vicios al hablar y tus muchos de tus gestos no son de tu propia creación. Ellos han sido adquiridos. Continúe leyendo

Sentir para curarse

En los viejos tiempos, el expresar las emociones era una especie de tabú en la mayoría de las sociedades occidentales. Especialmente para los hombres, pues el demostrar lo que había dentro de su corazón era considerado como una falta de auto-control y un signo de debilidad.

“Los hombres no lloran” dicta el viejo dicho y en realidad ha causado más daños que beneficios a la salud de muchos hombres a lo largo de la historia.

Hay algunas culturas, incluso ahora, en las que tener una actitud fría y seria es considerado como buenos modales. Continúe leyendo