Destrozado

 

A veces la única manera de liberarse de un mal ciclo, es permitirse estar completamente expuesto, para que lo malo deje nuestro organismo y lo nuevo y bueno pueda entrar una vez más.

A veces necesitas permitirte estar destrozado en mil pedazos, para que así puedas recoger tus buenas piezas y dejar atrás las defectuosas. Como una oruga que necesita renunciar a ser un gusano para convertirse en una mariposa.

A veces necesitas permitirte ser desollado emocionalmente para limpiarte de todos esos años de energía negativa, programación equivocada y malos hábitos, para ser re-creado a tu estado original.

Esta vez puedes poner tus piezas interiores en un orden diferente y no dejar espacio para aquellas cosas que te retuvieron durante tanto tiempo. Continúe leyendo

Amor propio

Yo crecí en una época en que el amor propio era algo malo, un pecado.

Fue erróneamente etiquetado como egoísmo y mucha gente trató de evitarlo como la peste.

Esa evasión ha sido la causa de muchos problemas comunes a los que tenemos que hacer frente hoy en día. Continúe leyendo

Desconfianza (Otro auto-recordatorio)

Me tomó un tiempo darme cuenta de que yo estaba viviendo en un estado de desconfianza constante. Me enseñaron a tener cuidado con las personas que me rodeaban: “No hables con extraños”, me dijeron.

Me enseñaron a desconfiar de los resultados “No esperes lo mejor y no te desilusionarás”. También me enseñaron a confiar en mí mismo y no esperar nada de los demás porque  así “No te defraudarán.” Continúe leyendo