Dejándolos atrás

Recuerdo que un día, cuando era un niño pequeño, sentí mucho miedo de perder mis juguetes, me sentí muy preocupado con ese pensamiento. Mi madre me preguntó por qué estaba tan molesto y le dije que tenía miedo de crecer, porque me encantaba jugar con mis juguetes y, nunca había visto a un adulto jugando con juguetes. (Estaba tan equivocado entonces…).

Mi madre sonrió y me dijo que no necesitaría mis juguetes cuando creciera y, que la vida siempre te da algo a cambio.

No pude entender eso en ese momento, pero me sentí un poco más tranquilo al escucharlo.

Algunos años después, cuando estaba en el inicio de mi adolescencia, sentí el mismo “miedo a la pérdida” cuando un amigo mío muy cercano se mudó al extranjero.

Pensé que el fin del mundo había llegado para mí y que ya nada sería igual, nunca conocería a nadie como él y nadie más compartiría mis aficiones, gustos y aventuras nunca más. Continúe leyendo

No puedo aprender por ti

Para ti, que quieres aprender todo ¡ya!

 

A veces desearíamos que otras personas supieran lo que sabemos y, que pudieran hacer lo que hacemos y que fueran tan buenos como nosotros en hacer algunas cosas.

Nos frustramos cuando nuestros hijos o personas cercanas a nosotros no pueden ver el mundo de la misma manera que nosotros. Pensamos que, si pudieran ver las cosas desde nuestra perspectiva, las cosas serían mucho más fáciles para ellos.

A veces es tan difícil tratar de explicar algunas situaciones cuando las vemos desde el exterior. Pero para la gente que está “adentro” las cosas se ven complejas y abrumadoras. Y, por supuesto, no podemos entender por qué no pueden ver cosas que son tan “obvias” para nosotros.

Pero en estos casos, somos culpables también, rara vez nos paramos a pensar que los demás tienen un camino de aprendizaje muy diferente al nuestro. Necesitan pasar por las dificultades y los “problemas” que enfrentan ahora para crecer y volverse más sabios. De hecho, tú estás haciendo lo mismo ahora y es por eso que todos estamos aquí.

Por otro lado, más tarde cambiarás de lugar con ellos, por lo que verán tus errores y “problemas” con la misma frustración con la que los estás viendo en este momento.

No puedo aprender a hacer algo en tu nombre. Debes tratar de obtener tu propia experiencia, para que realmente puedas aprender y aplicar ese aprendizaje a tu propia vida.

Por ejemplo, yo tuve que aprender a patinar por mi cuenta. Tuve que intentarlo y fracasé, tuve que caerme cientos de veces, tuve que rasparme las rodillas un sinfín de ocasiones hasta que pude controlar mi equilibrio y mi cerebro obtuvo la “habilidad” para hacerlo. Entonces, yo me hice un buen patinador en mi adolescencia.

Pero no puedo yo hacer el trabajo, para que tú puedas aprender la lección también.

Sí, hay algunas cosas que puedes aprender de la experiencia de los demás, puedes evitar muchas desgracias aprendiendo de los errores de otros, pero, la mayoría de las cosas, necesitas vivirlas, caerte y levantarte de nuevo para que puedas adquirir la lección.

Debes de experimentar todo por tu cuenta, es parte de la emoción de la vida. Tu crecimiento depende de tu disposición a experimentar este universo en tu propia piel.

Yo también estoy aprendiendo, es por eso por lo que todavía estoy aquí. Te están entrenando para convertirte en un mejor tú. No puedo hacer todo el trabajo por ti, pero podemos aprender juntos.

Sí, puedo compartir mis experiencias contigo, puedo compartir mis puntos de vista contigo, puedo decirte cómo lo hice yo, pero ahora tienes la oportunidad de reunir tus propios conocimientos, construir tu propio equipaje y lograr tus propios objetivos, para que en el futuro puedas compartirlo conmigo y con otras personas que aparecerán en tu camino con ganas de aprender también.

No puedo hacer el trabajo en tu nombre, pero estoy aquí para compartir la experiencia. Y una carretera compartida se siente siempre menos empinada y peligrosa.

Después de todo, todos estamos en el mismo barco.

Experiencia

Estaba hablando con un amigo que es mayor que yo, sobre su vida y la experiencia que ha ganado a través de los años.

Cuando yo era niño, tenía la idea de que la vida nos da experiencia a través de diferentes eventos y que cada anciano era sabio y experimentado en todas las áreas de la vida.

Siempre pensé que alguien que había estado en este planeta durante muchas décadas había sido capaz de reunir todo el conocimiento en el mundo, pero esa idea comenzó a desaparecer a medida que crecí y tuve que trabajar con muchos ancianos.

Mi amigo que ha estado en esta Tierra por un poco más de 8 décadas se sorprendió con mis conceptos y me dijo que la experiencia y la fuerza no eran dependientes de la edad sino de la resistencia. Continúe leyendo

Equivocaciones

Yo estaba parado en medio del gimnasio, con todos mis compañeros de clase mirándome de forma burlona, al ver mis intentos por defenderme de mi oponente.

Yo era el chico más pequeño de la clase, en edad y tamaño, pero en ese momento yo no estaba muy interesado en su opinión sobre mí.

Amaba las Artes Marciales y, a pesar de mis esfuerzos, el combate terminó muy mal para mí.

Pero en ese momento en particular, por alguna razón eso fue irrelevante para mí, después de ese humillante ejercicio, mi maestro hizo una larga lista de todos los terribles errores que había cometido en ese momento. En realidad, hice todos los errores conocidos y desconocidos que figuran en el manual. Pero yo estaba tan concentrado en mi pasión por el entrenamiento, que no sonó ni intimidante, ni desalentador para mí. Continúe leyendo

El dolor en el cambio

¿Has notado que cuando te enfrentas a nuevas circunstancias, nuevas situaciones, como un nuevo trabajo, mudarte a una nueva casa, una nueva relación, etc., reaccionas de muchas maneras diferentes?

El miedo es la primera sensación que salta en nuestro corazón. Y a veces ese miedo es la principal razón por la que rechazamos tanto el cambio.

Y es comprensible, ya que el cambio puede ser una experiencia muy traumática en el primer instante.

Recuerdo que cuando yo era niño, me daba miedo saltar a una piscina, porque mi memoria del primer contacto con el agua a una temperatura diferente no era muy agradable. Me tomaba mucho tiempo arrastrarme lentamente dentro de la piscina y no era un evento muy agradable. Continúe leyendo

Opuestos

¿Por qué las cosas malas tienen que existir? Si Dios es tan “bueno” como dicen, entonces ¿por qué permite que lo malo y lo feo existan?

Estas son preguntas comunes que escuchamos todo el tiempo.

¿Y alguna vez has imaginado un mundo sin opuestos?

Simplemente no podría existir.

Necesitamos un punto de comparación para poder “medir” las cosas. ¿Cómo saber si algo está frío si no conoces lo caliente? Ejemplo tonto, lo sé, sólo estoy tratando de aclarar mis ideas aquí. Continúe leyendo

¿Eres tú?

Ella era una chica dulce y encantadora. Creció en una familia tradicional y su infancia fue feliz.

A medida que creció la gente y los acontecimientos le jugaron rudo y se llenó de resentimientos y se hizo “más dura”. Empezó a hablar como sus amigos varones y cambió su estilo de vestuario a uno más masculino. Incluso sus movimientos y vocabulario se hicieron más agresivos y rudos.

Finalmente, un día me atreví a preguntarle por qué decidió hacer esos cambios en su personalidad, puesto que había sido una chica agradable cuando era más joven y ahora era más dura que algunos pandilleros que conozco. Continúe leyendo

Hazlo por ti

Cuanto más avanzas en la vida, más te das cuenta de que tu realidad tiene más que ver contigo mismo que con elementos externos.

Se nos enseña a evitar las actitudes egoístas y prestar atención a la opinión del resto del mundo, aún antes de considerar la nuestra.

Intentas siempre ser bueno con los demás, especialmente con tus seres queridos, pero el tiempo te enseña que no puedes hacer que te amen, como tú los amas, no puedes esperar que sean tan buenos y leales contigo, como tú lo eres con ellos. No puedes obligarlos a ver la vida como tú lo haces, porque tienen su propia visión del mundo, tienen sus propias necesidades y experimentan una vida diferente, con diferentes perspectivas e ideas, aún incluso si pasan todo el tiempo cerca de ti. Continúe leyendo

Conceptos

 

Es increíble cuando se comparan las diferencias entre varios conceptos que pensé que eran un poco más de “normalizar” al igual que “el éxito”, “belleza”, “bueno”, “malo” y así sucesivamente.
Por alguna extraña razón siempre he pensado que todos compartimos los mismos conceptos sobre muchos temas, como la noción de “buena”, por ejemplo. Fue años más tarde al tener que interactuar con personas de diferentes países como un visitante y observador, que tuve mi primer “choque cultural”.
Así que tal vez las ideas no son tan diferentes, pero nuestras interpretaciones son. Lo que mi comunidad considera un crimen, una cultura diferente considera como algo normal, incluso lógico. Continúe leyendo

A Tiempo

Me sorprendí al ver lo lejos que hemos avanzado  en el año. ¿A dónde se han ido todos los días, semanas y horas? La vida está sucediendo demasiado rápido.

¿Tal vez el tiempo se está acelerando como algunas personas están diciendo, tal vez mi rutina diaria se está haciendo demasiado…mmh…. rutinaria?

Era un sábado, hace dos semanas, cuando asistí a una conferencia muy interesante en una universidad, yo todavía estaba tratando de dejar que los conceptos aprendidos entraran en mi cabeza, cuando de pronto vi el calendario y ¡ya era sábado una vez más! ¿Tan pronto? ¿A dónde se fue el resto de la semana?

Entonces decidí hacer que el tiempo fuera más lento, sí, si el tiempo es una percepción de la mente como algunas teorías afirman, entonces tenía que tratar de hacer que fluyera más lentamente. Continúe leyendo