No es personal

Yo estaba observando a un anciano en una estación de metro que parecía estar muy molesto, caminaba de un lado a otro, hablando consigo mismo todo el tiempo.

Un grupo de estudiantes estaba jugando, gritando, y empujándose unos a otros cerca de este hombre. De repente, uno de los estudiantes tropezó y cayó justo en frente de él, haciéndole caer, el anciano, obviamente, se enojó muchísimo, y comenzó gritando y acusando al chico de atacarlo. Pero el estudiante en vez de disculparse y ayudar al hombre a ponerse de pie, comenzó a responderle llamándolo ciego e inútil.

Este hombre de edad avanzada, por supuesto, se enfureció aún más y se levantó tratando de golpear al estudiante, la mayoría de la gente vio la escena desde este punto ya que los gritos habían atraído su atención hasta ese momento, pero no vio el comienzo del incidente.

Así que cuando vieron a un hombre mayor tratando de golpear a un joven, comenzaron a agredirlo y este incidente se convirtió en un lío. Continúe leyendo

No te sientas mal

  Todos tenemos que aceptar el hecho de, que cada uno de nosotros somos responsables de nuestros propios resultados. Buenos o malos. Y de que no hay que darle a nadie más ese poder tampoco.

Yo estaba hablando con una amiga que decidió dejar su país natal, para ir a vivir en comunidades indígenas en la selva. Ella va a diferentes zonas de América del Sur para llevar alimentos, medicinas y enseñar a la gente en pueblitos remotos a leer y a escribir. Entre otras cosas.

Ella es muy feliz haciendo lo que le gusta, pero, últimamente ha estado pasando por una serie de malos momentos porque su madre murió hace poco y, ahora ella siente que fue muy egoísta debido a su pasión por los viajes y por dejar a su madre y a su familia detrás. Continúe leyendo

¡Es tu culpa!

“¡Tú no me puedes culpar por eso! Mi trabajo no es inspirarte o motivarte a que hagas nada, esa es tu decisión, te acabo de dar los elementos de una manera neutral, tú decides cómo interpretarlos y qué hacer con ellos ” dijo airadamente una voz en mi cabeza.

“¡Pero tú me hiciste sentir triste con las imágenes que me estabas mostrando!” Respondió mi mente consciente a la defensiva. Continúe leyendo

Estás por tu cuenta

Me sorprendí al escucharla diciendo que no podrían estar juntos porque no sacaban lo mejor uno del otro. Y me sorprendió porque he oído eso incluso de consejeros matrimoniales, psicólogos, médicos, abogados y muchas otras personas que se supondría están un poco más informados.

Tal vez es por eso que tantas relaciones han estado y siguen estando hoy en día, condenadas al fracaso. Continúe leyendo