Sacúdetelo

No hay nada más difícil que tratar de hablar con alguien que está enojado. Le pides que escuche lo que tienes que decir, pero su enojo no le deja escuchar, realmente escuchar, en realidad no están realmente interesados en lo que tengas que decir, todo lo que quieren hacer es sacar esa sensación horrible de su organismo.

Incluso si te dejan hablar durante unos segundos, comenzarán de inmediato a contestarte, no van a escuchar tus razones porque no quieren mantener esa rabia dentro y sienten la necesidad de sacarla. Incluso si tienes razón no pueden verlo. Continúe leyendo

Soluciones

Cuando me sentía desesperado o con miedo por la solución de un problema y no podía ver ninguna solución “posible” a la mano, me ponía histérico. Mis niveles de estrés llegaban al techo y me sentía perdido y abandonado.

Nunca hubiera imaginado los efectos que esas reacciones podrían traer al problema añadiendo aún más dificultades y entorpeciendo o retrasando la solución. Continúe leyendo