Ya aquí (desvariando).

Precaución: Fuertes desvaríos adelante…

Y de repente miré de nuevo y allí estaba. Había conseguido lo que había querido por tanto tiempo, pero en lugar de estar agradecido por tenerlo ahora, mi mente ya estaba deseando algo más.

Y la peor parte es que ni siquiera estaba disfrutando de lo nuevo, comenzaba a sentir la falta de lo que todavía no tenía. ¿Qué clase de locura era esta?

Podría ver a mi alrededor en este momento y ver muchas cosas que había anhelado durante tanto tiempo.

Después de un análisis más profundo, ahora tengo muchas cosas que he deseado durante años y, retrocediendo en el tiempo, la mayoría de ellas nunca hubiera imaginado que podría tenerlas en mi vida. Continúe leyendo

¿Tus límites?

 

Estaba hablando con Rick el otro día, quien estaba muy preocupado por su futuro.

Su abuelo fue médico, su padre fue médico y, sí, lo adivinaste, él se convirtió en médico también.

Había estado rodeado de médicos de todo tipo durante toda su vida. Asistió a reuniones y fiestas donde la mayoría de la gente eran doctores, todo su mundo estaba lleno de galenos aquí y allá.

Eso fue por un lado muy bueno, porque esa influencia lo había convertido en un buen médico, muy abierto a todo tipo de tratamientos, no sólo a la alopatía. Pero por el otro lado, también era una cosa terrible, porque había asumido toda su vida sólo su papel de médico. No podía concebir la idea de hacer otra cosa.

Había aceptado la limitación de ser siempre sólo un médico y la idea de tener un hobby o actividad fuera de su profesión era impensable para él. Continúe leyendo

Vas a extrañar esto

Cuando yo era niño soñaba con crecer, ser un adulto y hacer lo que quisiera sin tener que pedir permiso o recibir ayuda de nadie. ¡Ser un adulto debía ser algo maravilloso!

Recuerdo esas épocas y quisiera poder volver a ser cuidado y atendido haciendo caso omiso de muchas cosas que suceden todos los días a mi alrededor.

Años más tarde, esperando a que mi hija dejara de llorar y nos permitirá volver a dormir, mientras mecía su cuna, recuerdo haber deseado que creciera rápido y verla como una niña hermosa que iría a dormir en silencio y rápidamente. Continúe leyendo

Dónde quiera que estés

Si miras a tu alrededor en este momento, ¿qué ves? O mejor dicho, ¿te gusta lo que ves? ¿Estás en el lugar donde planeaste estar hace un año? ¿Son las circunstancias como las deseabas en aquel entonces?

Si contestaste que sí a todas esas preguntas, enhorabuena, has llegado a la meta. Pero si contestaste que no a cualquiera o a todas, entonces no te preocupes. Eres un ganador de todos modos porque, lo creas o no, estás en lugar en el que estás destinado a estar en estos momentos.

Probablemente tus metas y sueños eran diferentes y piensas que estás en donde no se supone que deberías el día de hoy. Pero eso no es así. Continúe leyendo

¿Estás listo? No, en serio. ¿Estás listo?

Había una señora que siempre iba a la iglesia a quejarse por las tragedias de su vida, con voz fuerte y tono lastimoso, comenzaba a enumerar todas las desgracias en su vida y lo infeliz que era. Como final siempre le pedía a Dios que se llevara su alma, ya que no podía soportar más esta vida.

Un día, el sacerdote decidió darle una lección a esa mujer y se escondió detrás de la imagen a la que siempre iba a quejarse. Continúe leyendo