Ya aquí (desvariando).

Precaución: Fuertes desvaríos adelante…

Y de repente miré de nuevo y allí estaba. Había conseguido lo que había querido por tanto tiempo, pero en lugar de estar agradecido por tenerlo ahora, mi mente ya estaba deseando algo más.

Y la peor parte es que ni siquiera estaba disfrutando de lo nuevo, comenzaba a sentir la falta de lo que todavía no tenía. ¿Qué clase de locura era esta?

Podría ver a mi alrededor en este momento y ver muchas cosas que había anhelado durante tanto tiempo.

Después de un análisis más profundo, ahora tengo muchas cosas que he deseado durante años y, retrocediendo en el tiempo, la mayoría de ellas nunca hubiera imaginado que podría tenerlas en mi vida. Continúe leyendo

La delgada línea (disparatando)

 

Una de las cosas más difíciles para mí es tratar de identificar la diferencia entre una situación “forzada” y una “natural”.

Y ahora sé que no estoy solo en eso, porque esa es una de las preguntas más frecuentes que me hacen todo el tiempo.

Cuando estoy tratando de “forzar” un evento, una acción, una respuesta a algo que aparece de repente en mi camino. He aprendido a “medir” mi dirección en función de la “rugosidad” de la carretera. Es decir, cuando estás encontrando demasiados “rocas” en tu camino, podría ser una señal de que estás transitando por el camino equivocado. Continúe leyendo