Y nunca fue lo mismo…

Después de muchos años de ausencia, finalmente pude regresar a la capital de los Estados Unidos. Un lugar muy querido para mí puesto que viví y estudié allí por algunos años.

Es un lugar muy impresionante con sus edificios y monumentos blancos. Yo estaba muy emocionado de ir a ver cómo estaban las cosas allí en ese momento. Y sí, eso era una gran cosa en mi mente porque sólo me preguntaba constantemente: ¿cómo se vería ese lugar a mis ojos ahora?

¿Seguirían ahí las mismas personas? ¿Encontraría a mis amigos y compañeros de clase viviendo como siempre? ¿Qué sería diferente hoy en día? ¿Me gustarían los cambios? Continúe leyendo

La delgada línea (disparatando)

 

Una de las cosas más difíciles para mí es tratar de identificar la diferencia entre una situación “forzada” y una “natural”.

Y ahora sé que no estoy solo en eso, porque esa es una de las preguntas más frecuentes que me hacen todo el tiempo.

Cuando estoy tratando de “forzar” un evento, una acción, una respuesta a algo que aparece de repente en mi camino. He aprendido a “medir” mi dirección en función de la “rugosidad” de la carretera. Es decir, cuando estás encontrando demasiados “rocas” en tu camino, podría ser una señal de que estás transitando por el camino equivocado. Continúe leyendo

¿Estás orgulloso?

Después de todos estos años de vivir tu vida a tu manera.  Después de la adquisición de hábitos, ideas, habilidades y conocimientos y, de convertirte en la persona que eres ahora. ¿Qué opinas del resultado? ¿Estás orgulloso de tu vida?

Y estoy hablando de manera general, no de cosas en específico.

Sé que hay muchas cosas que has logrado y que pueden hacer que te sientas orgulloso de ti mismo. Y sí, hay miles de cosas que no has alcanzado todavía, pero que no deben hacer que te sientas menos orgullosos de quien eres ahora.

La verdad es que estamos aquí para aprender, explorar y experimentar, con el fin de mejorarnos a nosotros mismos. Y como bien sabes, de vez en cuando aprendemos la lección de inmediato, otras veces tenemos que repetirla, pero al final, siempre terminamos siendo una persona diferente.

El verdadero problema viene, cuando sentimos la necesidad de “continuar” con nuestras viejas ideas, hábitos y respuestas. Si ves las cosas ahora, del mismo modo en que las veías hace 10 años, entonces no has avanzado ni un centímetro.

A medida que pasa el tiempo, adoptamos la creencia de que no hay que cometer más errores, o al menos, no tan a menudo.

Pero, ¿quién puede vivir una vida sin cometer errores?

Nadie.

Para seguir leyendo este artículo y otros similares, Haz Click Aqui.

Tus obras

Yo solía pensar que los trofeos, medallas, premios y reconocimientos eran una señal de éxito. Y tal vez en la mayoría de los casos esto sea así, pero me sorprendió enterarme de lo fácil que es hoy en día el comprar o conseguirlos cuando tienes suficiente dinero en la billetera o conoces a la gente “correcta”.

Normalmente no acepto esas cosas porque siento que no me lo he realmente ganado aún. Sé de muchas personas con años de experiencia, trabajo duro, perseverancia y sobre todo, grandes resultados para mostrar y, la mayoría de las veces, son ignoradas.

Pero de repente ves gente llena de diplomas, medallas, trofeos y otros honores sin tener ninguna “causa” aparente  para merecer tal distinción. Continúe leyendo

Esta lección que aprendí hoy

Muchos años habían pasado desde la última vez que hablé con él, pero fue una agradable sorpresa volver a verlo. Su aspecto era como de costumbre fuerte, pero más relajado al mismo tiempo. Era difícil decir cuál era la diferencia real.

Compartimos muchos años en nuestra infancia, pero nuestros caminos tomaron diferentes direcciones. Pero ahora que nos habíamos encontrado otra vez, era muy agradable poder hablar de los viejos tiempos y compartir lo nuevo también.

Después de un tiempo de escuchar su historia y luego tomar mi turno para contar la mía, nos quedamos tan impresionados de lo diferentes que nuestras vidas habían sido y ahora el poder compartir este pequeño momento, aquí y ahora, eso era aún más sorprendente. Continúe leyendo

Tu viaje

No, me di por vencido hace mucho tiempo. Las típicas miradas y sonrisas de: “Sí, claro”, los ojos en blanco y los cambios bruscos de tema en la conversación fueron simplemente demasiado para mí.

Así que sí, me doy por vencido de tratar de hacer que los demás me entiendan.

No me gusta ver deportes en la televisión, pero si eres un hombre, ¿Has intentado decirle a otros hombres que no te gusta? Te miran como si acabaras de llegar de un lejano planeta de una recién descubierta galaxia. Continúe leyendo

¿Viejo?

|

Cuando era adolescente, me acuerdo que pensaba que cuando llegara a los 30, yo sería oficialmente un adulto. Mi tío tenía 55 años en ese momento y me dijo que se sentía increíble, con buena salud y tan activo como siempre.

Por supuesto que pensé que sólo estaba tratando de hacer que los demás pensaran que no estaba tan viejo todavía. Pero para mí a esa edad, sí era muy viejo y así se lo dije.

Él sólo se rio y me dijo que la edad no estaba realmente en el cuerpo, sino en tu mente. Me reí aún más fuerte y pensé que sólo estaba tratando de convencer a su mente que aún era joven y fuerte. Sin embargo, me quedé muy impresionado de ver lo duro que entrenó en el gimnasio ese día. Continúe leyendo

Siguiendo el patrón

Se nos ha dicho toda la vida que debemos ser nosotros mismos.

“Sé tú mismo” se puede leer en muchos textos en toda la historia. Pero el principal problema es que nunca nos enseñaron cómo serlo.

Especialmente hoy en día cuando todos los medios de comunicación nos dicen qué ropa ponernos, qué comprar, cómo comportarnos, cuál es la tendencia para el próximo otoño, cuáles son los mejores dispositivos que debemos usar y qué vocabulario debemos usar para comunicarnos con los demás. Continúe leyendo

Tu sonrisa

Yo lo miraba mientras estaba esperando que el semáforo cambiara para poder cruzar la calle. Era un hombre de mediana edad con ropa vieja y sucia que se vía muy molesto, la gente alrededor de él pasaban a su lado sin hacerle caso, o al menos tratando de fingir que no estaba allí pues decía en voz alta algo que no podía entender,  pero se veía cada vez más molesto a medida que más personas pasaban a su lado mirando a otro lado.

Yo no estaba seguro de cuál era su problema, pero se veía muy perturbado. Continúe leyendo