El dolor en el cambio

¿Has notado que cuando te enfrentas a nuevas circunstancias, nuevas situaciones, como un nuevo trabajo, mudarte a una nueva casa, una nueva relación, etc., reaccionas de muchas maneras diferentes?

El miedo es la primera sensación que salta en nuestro corazón. Y a veces ese miedo es la principal razón por la que rechazamos tanto el cambio.

Y es comprensible, ya que el cambio puede ser una experiencia muy traumática en el primer instante.

Recuerdo que cuando yo era niño, me daba miedo saltar a una piscina, porque mi memoria del primer contacto con el agua a una temperatura diferente no era muy agradable. Me tomaba mucho tiempo arrastrarme lentamente dentro de la piscina y no era un evento muy agradable. Continúe leyendo

Dejándolos atrás

Recuerdo que un día, cuando era un niño pequeño, sentí mucho miedo de perder mis juguetes, me sentí muy preocupado con ese pensamiento. Mi madre me preguntó por qué estaba tan molesto y le dije que tenía miedo de crecer, porque me encantaba jugar con mis juguetes y, nunca había visto a un adulto jugando con juguetes. (Estaba tan equivocado entonces…).

Mi madre sonrió y me dijo que no necesitaría mis juguetes cuando creciera y, que la vida siempre te da algo a cambio.

No pude entender eso en ese momento, pero me sentí un poco más tranquilo al escucharlo.

Algunos años después, cuando estaba en el inicio de mi adolescencia, sentí el mismo “miedo a la pérdida” cuando un amigo mío muy cercano se mudó al extranjero.

Pensé que el fin del mundo había llegado para mí y que ya nada sería igual, nunca conocería a nadie como él y nadie más compartiría mis aficiones, gustos y aventuras nunca más. Continúe leyendo

Lo que viene…

Recuerdo cuando solía ponerme muy nervioso cuando las cosas se ponían difíciles y no podía ver el final del túnel. Cuando los colores de la vida eran de la naturaleza más oscura y todo parecía estar condenado al fracaso. Me sentí perdido y aterrorizado.

Me llevó años de levantarme y caer de nuevo, de intentar y fracasar, de aprender y volver a aprender las mismas lecciones una y otra vez, para darme cuenta de que lo que viene a continuación podría no ser tan malo / terrible como parece al principio. Continúe leyendo

Tu dolor

Cuando miramos nuestro pasado, podemos ver muchos períodos cuando las cosas parecían imposibles de soportar. Fuertes situaciones en las que nuestra esperanza parecía haberse desvanecido, pero en el fondo de nuestro corazón, la esperanza era lo único que nos mantuvo con vida.

Una vez que superamos esas situaciones y observamos las cosas desde una perspectiva más relajada, podemos ver todas las “ventajas” de esos tiempos dolorosos.

Aprendes a diferenciar a los verdaderos amigos de aquellos que solo están allí fingiendo que están de tu lado, pero, en el momento en que saben que necesitas su ayuda, miran hacia otro lado y te dejan solo.

Por otro lado, es entonces, cuando las personas que nunca pensaste que te echarían una mano, muestran sus verdaderos colores y permanecen a tu lado hasta que estás de nuevo en pie. Continúe leyendo

Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

Tus herramientas

 

Cuando era niño, siempre estaba preguntando por qué existían cosas “malas”.

¿Por qué Dios había inventado el “dolor”, el “miedo”, la “tristeza” y así sucesivamente?

Seríamos mucho más felices si no hubiera cosas tales como el miedo, ¿verdad? Pero entonces, me explicaron que sin miedo no estaría vivo hoy. El miedo me permite saber que mi vida está en peligro cuando me acerco a un precipicio, sin él, seguiría caminando y probablemente caería a mi muerte. Pero el miedo está ahí para detenerme a tiempo y evitar que salte y me mate o resulte gravemente herido.

Si ese miedo no estuviera allí para activar mi instinto de conservación, entonces fácilmente perdería mi mano cuando cocino o trabajo con mi sierra eléctrica. O me podrían matar al caminar por la noche en lugares peligrosos, etc.

Así que esa pequeña voz no es tan mala después de todo. Continúe leyendo

Empezando de nuevo

He oído a menudo que la decisión de comenzar algo es una parte muy difícil de la vida. Y sí, muchas veces perdemos mucho tiempo tratando de determinar cuál es el mejor curso de acción para nuestro siguiente paso.

Decidir cómo empezar, puede ser muy estresante, pero, ¿qué hay de empezar algo de nuevo desde el principio?

Cuando te enfrentas a algo nuevo, puede que te impulse el entusiasmo, la emoción, tus expectativas y, a veces, simplemente la ignorancia de lo que te está esperando adelante.

Pero cuando te enfrentas a algo que ya has intentado y en lo que has fracasado, tus decisiones pueden estar cargadas con el miedo a fallar una vez más. Tus errores del pasado son enormes fantasmas difíciles de superar la mayoría de las veces. Ellos están ahí para recordarte que ya has estado allí antes y que hiciste algo mal y, por lo tanto, podrías repetir ese error una vez más. Continúe leyendo

El dolor en el cambio

¿Has notado que cuando te enfrentas a nuevas circunstancias, nuevas situaciones, como un nuevo trabajo, mudarte a una nueva casa, una nueva relación, etc., reaccionas de muchas maneras diferentes?

El miedo es la primera sensación que salta en nuestro corazón. Y a veces ese miedo es la principal razón por la que rechazamos tanto el cambio.

Y es comprensible, ya que el cambio puede ser una experiencia muy traumática en el primer instante.

Recuerdo que cuando yo era niño, me daba miedo saltar a una piscina, porque mi memoria del primer contacto con el agua a una temperatura diferente no era muy agradable. Me tomaba mucho tiempo arrastrarme lentamente dentro de la piscina y no era un evento muy agradable. Continúe leyendo

Sólo un segundo

No importa si tu vida no ha cambiado en muchos años.

No importa si te dicen que tu vida está asegurada. No existe tal cosa. Nada en este universo es estático, asegurado o fijo. Incluso las rocas tienen millones de átomos que se mueven dentro de ellas todo el tiempo.

Tú podrías estar preocupado en este momento acerca de un problema que parece insuperable, no ves puertas abiertas a la vista y no hay soluciones plausibles a la mano.

Y, sin embargo, tu vida podría cambiar por completo en el siguiente segundo. Continúe leyendo

Tu silencio

Hoy en día, las palabras vacías están de moda. Todo el mundo tiene que decir algo todo el tiempo.

Incluso cuando no saben qué decir, aunque no tengan idea de lo que están hablando.

Si una persona está hablando de algo que le pasó el día anterior, otra gente por lo general, tendrá una anécdota “más interesante”, “más escalofriante”, “más fabulosa” etc., para agregar.

Si alguien tiene algún tipo de enfermedad o está pasando por un momento difícil, siempre habrá esa persona que está pasando por algo mucho más terrible que los demás. Como si menospreciar los problemas y dilemas de los otros fuera algún tipo de concurso. Continúe leyendo