Antes de…

Tengo un amigo que es muy impaciente y cada vez que hablas con él y estás tratando de terminar una frase, él te interrumpe con la primera palabra que viene a su mente, tal vez para ayudarte a terminar más rápido. A veces es la palabra que estabas a punto de decir, pero la mayoría de las veces es una palabra que no tenía nada que ver.

La gente suele mirarlo con enojo0 y probablemente piensan algo como: “Gracias, pero no necesito que me ayudes a hablar, ahora si me dejas continuar …” ÉL se da cuenta de que no estás muy contento con su interrupción y guarda silencio por unos segundos, pero dos o tres frases más tarde comienza a interrumpir de nuevo.

Huelga decir que si no estás perfectamente centrado en lo que estás diciendo, todas sus interrupciones hacen que tu mente se aleje del tema principal y termines hablando de algo totalmente diferente. Continúe leyendo

Drama

Dicen que aprendimos a llamar la atención cuando éramos bebés con el llanto, mientras más fuerte llorábamos, más rápido recibíamos la atención.

Este comportamiento continúa hasta nuestra edad adulta, ya que aún nos funciona a veces, por lo que tendemos a mejorar nuestras habilidades y nos convertimos en maestros del drama muy pronto.

Algunas personas dominan el arte de causar lástima  a los demás para poder obtener lo que quieren. Algunos aprenden cómo culpar a otros para poder ser vistos como víctimas de otra gente o de factores externos y, debo admitir que, algunos de ellos son realmente buenos para eso.

A veces usamos todavía ese recurso cuando queremos “persuadir” a otros para darnos algo o que hagan algo por nosotros.

Pero, ¿cuántas veces este lloriqueo nos ha ayudado a alcanzar nuestros objetivos? ¿O para aprender una lección de vida? ¿O para manifestar un sueño?

Esta actitud sólo consigue alejarnos más de ello.

Por supuesto que hemos aprendido a justificar nuestras “elecciones” y comportamientos de una manera brillante, pero ¿tú crees realmente que los demás se creen nuestras “razones”?

A sus ojos somos unos mentirosos y terminamos frustrados, porque al final, no podemos mentirnos a nosotros mismos.

Para seguir leyendo este artículo y otros similares, Haz Click Aqui.

Ya estás aquí (Reglas para ponerte de pie una vez más)

(Estos son algunos extractos tomados de mi conferencia en un centro comunitario la semana pasada) Sólo algunos aspectos destacados que elegí para compartir con ustedes aquí.

• Perdemos la pista de nuestros logros y esfuerzos pasados bajo la luz cegadora de las cosas que aún no hemos hecho.

• La abrumadora sensación de ver todas las cosas que hay que hacer frente a nosotros es tan poderosa, que la mayoría de las veces es lo que nos impide avanzar en nuestra mejora personal.

• Estamos tan preocupados por nuestra imagen y el concepto que otros tengan sobre nosotros, que nos olvidamos de lo que es realmente importante: nuestra auto-percepción.

• Si hubiera sabido de antemano, todos los aspectos que tendría que aprender antes de dominar una lengua como el ruso, estoy seguro de que nunca me hubiera animado a empezar a aprenderlo en primer lugar.

• La única forma en que puedes lograr algo grande es, dando un paso a la vez.

• Deja de tratar de ver todas las cosas que todavía tienes por hacer, lograr, aprender, etc. Lo mejor es concentrarse en lo que está justo en frente de ti aquí y ahora.

• ¡No te preguntes cómo vas a lograrlo por favor! Esto sólo aumentará tu nivel de estrés e incertidumbre y, eso no te ayudará de ninguna manera.

• No intentes usar tu lógica para entender de donde vendrá la ayuda. La mayoría de las veces los milagros nacen de la fuentes menos esperadas y lógicas.

• No intentes ver el final del camino desde donde estás ahora, da un paso ahora e inmediatamente da otro más y sigue adelante, centrándote sólo en el lugar donde estás caminando en ese momento. La mayoría de las veces estás creando el camino al andar, así que no esperes poder ver todas las curvas y puentes que quedan por delante, ya que no los has creado todavía.

• Tu vida puede cambiar por completo en un segundo, un milagro puede aparecer en un minuto y lo que parecía imposible ahora, podría ser tu realidad normal en un futuro próximo. Así que sigue “regando” la flor de la esperanza con la fe más pura de tu corazón.

• Cree que el cambio es posible y que ya se está llevando a cabo en lo “invisible”.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

El arte de la curación

 

“El deseo de curación ha sido siempre la mitad de la salud.” – Séneca

 

Hoy en día la palabra “curación” ha tomado diferentes significados, se puede hacer referencia a la curación física, moral, mental o alivio espiritual.

La industria farmacéutica nos ha estado presentando una imagen de la curación física como algo que se obtendrá sólo por el consumo de medicamentos químicos. Las religiones nos han dado la imagen de que la curación espiritual y moral (“salvación”) se obtiene por asistir a un lugar para adorar a la divinidad y seguir ciertas reglas implementadas por los seres humanos, etc.

Parece que todos tenemos nuestro propio concepto de curación, pero ¿has notado que hay personas que al parecer están en busca de ésta, pero que la están evitando al mismo tiempo? Continúe leyendo

Equilibrio

Estaba tratando de mantener el equilibrio al caminar sobre una pequeña línea trazada en el pavimento en mi camino de vuelta a casa. Visualizaba la forma en que a veces, tratamos de mantener el “equilibrio” en nuestras vidas.

¿Has notado cómo mientras más tratas de “forzar” un nuevo hábito, más difícil es?

Alimentación, ejercicio, pensamiento positivo, nuevas ideas, dietas, etc.

Mientras más trataba de caminar sobre la línea sin perder el equilibrio, más difícil me era mantenerlo. Lo perdía fácilmente y tenía que hacer un esfuerzo para regresar “a la línea”. Continúe leyendo

Continúa…

Todos tenemos experiencias difíciles en nuestras vidas, ya que las necesitamos para crecer, pues son una parte importante de nuestra vida. Y nuestra actitud hacia esas experiencias definirá nuestro avance.

Estoy seguro de que tienes muchas historias propias, sobre las pruebas que has pasado con éxito y pruebas que tendrás que repetir todavía, hasta que pases con altas calificaciones. Continúe leyendo