Síguelos

Nada en mi vida ha llegado por casualidad. Bueno o malo, cada situación, persona, bendición, problema, enseñanza, etc.

En algunos casos, ha habido un punto en el camino donde he podido ver la razón por la que aparecieron en mi vida. Otros posiblemente guardarán sus secretos para siempre. El tiempo lo dirá.

No hay una sola cosa que yo haya aprendido en el pasado, que no se haya vuelto “útil” en algún momento de mi vida. Es por eso que no considero “tiempo perdido” a cada momento que paso aprendiendo algo nuevo.

Hay un viejo proverbio ruso: “Век живи, век учись” (Vive un siglo, estudia un siglo).

Aprender es una bendición. Sus efectos en nuestro cerebro son sorprendentes y en realidad tiene propiedades curativas también. Continúe leyendo

Inspira

He escuchado muchas veces de personas que expresan su deseo de hacer algo radical para inspirar a otros y convertirse en un modelo a seguir. Por lo general, esas personas tratan de seguir una vida que ya no corresponde con nuestro estilo de vida moderno.

Tú no tienes que ir a vivir a una cueva en una montaña remota con el fin de alcanzar la iluminación. No tienes que privarte de todas tus posesiones terrenales y convertirte en un santo para ser un ejemplo vivo para los demás. (A menos que ese tipo de vida sea tu vocación en la vida y llene tu alma de gozo, por supuesto pero como de costumbre, es una decisión personal.) Continúe leyendo