No estás escuchando (auto-recordatorio)

La verdad es que yo no estaba prestando atención a lo que me estaba diciendo. Mi mente estaba “conectada” a mi propia red personal y pensamientos sobre diferentes temas estaban flotando en mi mente como un banco de peces en el mar. Ni siquiera el ruido del tráfico podía interferir con mis pensamientos egoístas.

Mi amiga estaba hablando de temas triviales y yo “asumí” que ya sabía a dónde estaba llevando su conversación. Estaba equivocado. Pero mi enfoque estaba en mis propios intereses y hablar sobre cosas frívolas no era parte de mis planes para el día.

No tenía tiempo que perder en escuchar cosas sin importancia y, después de todo, ya sabía todo lo que ella tenía que decir. O al menos, eso era lo que yo pensaba.

De repente se detuvo, me miró y dijo. “Creo que sería una buena solución, ¿no crees?”

Me quedé parado ahí sintiendo un escalofrío corriendo por mi espina dorsal, ella parecía estar esperando una respuesta. Continúe leyendo

Celos

Hemos sido educados para ser egocéntricos de muchas maneras. Por supuesto, tú necesitas tener tus propias cosas, para tu uso personal. Y ciertamente, todos queremos tener a nuestros seres queridos cerca de nosotros.

Pero ¿has notado lo desesperados que nos ponemos cuando se van, aunque sea por un rato?

Creo que la mayoría de nosotros hemos hecho algunas cosas locas para llamar la atención de alguien que nos interesa o para mantenerles a nuestro lado.

Los celos son una gran enfermedad, ha causado grandes tragedias en la historia de la humanidad. Nos transforma y afecta a todo nuestro cuerpo y alma.

Pero algo que he notado y discutido con muchas personas de diferentes usos y costumbres, es la futilidad de caer en su trampa. Continúe leyendo

Amor propio

Yo crecí en una época en que el amor propio era algo malo, un pecado.

Fue erróneamente etiquetado como egoísmo y mucha gente trató de evitarlo como la peste.

Esa evasión ha sido la causa de muchos problemas comunes a los que tenemos que hacer frente hoy en día. Continúe leyendo

Contribuye

 

La gente está viviendo hoy en día lo más rápido que puede. Parece un concurso de velocidad para ver quién es el primero en alcanzar el más alto nivel de estrés, en el menor tiempo posible.

Nos dicen que debemos ser apasionados de nuestro trabajo, de nuestras actividades y relaciones, apasionados de vivir nuestra vida al máximo. Eso es genial, pero estoy viendo gente que para poder sentirse que son apasionados de sus vidas, están entrando en un mundo centrado en sí mismos y se alejan cada vez más de los suyos.

No necesitamos ser tan radicales con nuestras acciones. Podemos ser apasionados y al mismo tiempo compartir esa pasión con los demás. Continúe leyendo

NO

Sólo dos letras, una palabra. Simple, pequeña y tan aterradora para muchos.

Evitar el uso de esta pequeña palabra ha traído más problemas, malentendidos, tristeza y lamentaciones de lo que te imaginas.

¿Tal vez nos sentimos culpables cuando la decimos? ¿Tal vez sentimos que estamos siendo groseros con la otra persona? ¿Tal vez nos sentimos obligados a evitarla? ¿Quién sabe?, pero a pesar de su tamaño y simplicidad, es una de las palabras más difíciles de decir para muchas personas en todo el mundo.

¿Quizás fuimos educados para ver esa pequeña palabra como “dura”? ¿Tenemos miedo de ofender a la otra parte? ¿Decepcionarlos? Continúe leyendo

Egoísmo

He oído hablar mucho sobre ser egoísta últimamente. Algunos dicen que es la peor cosa que puedes ser si quieres avanzar en tu vida espiritual y otros dicen que el ser egoísta es un acto de auto-preservación.

Creo que, como de costumbre, se trata de un problema de definición. Lo que algunas personas definen como egoísmo de los demás, se podría definir como auto apreciación cuando se aplican a sí mismos. Continúe leyendo