“Nunca pensé que esto me pasaría a mí”

 

Por alguna razón, siempre he tenido una conexión neuronal negativa vinculada a esa expresión. Y cuando oí a una persona decirlo, pero en referencia a un evento positivo, mi mente entró en estado de shock.

Mi lógica interna no podía entender que podría ser utilizada para describir una situación positiva.

Tengo un tenue recuerdo infantil de personas que lo usaban constantemente para describir sucesos trágicos de su vida. No puedo recordar a alguien en particular, o las situaciones, pero creo que fue entonces, cuando hice ese enlace neuronal con una connotación negativa.

Cuando oí esa misma frase usada en un contexto opuesto, mi mente tuvo que reconsiderar su significado y luego hacer ajustes en mi cerebro para colocarlo en una nueva “posición de almacenamiento” a fin de aceptar el significado real. Continúe leyendo

Mal

Siempre nos quejamos de las cosas malas que nos suceden en nuestra vida cotidiana.

A veces sentimos que las peores cosas pasan en el peor momento, por lo que nuestra mente comienza a orbitar en torno a nuestros problemas, dejando el resto de nuestra vida fuera de perspectiva. A continuación, el resto del mundo desaparece y nuestra atención se centra en esas “situaciones terribles”.

Todos hemos estado allí y cuando por fin echamos un vistazo a nuestro alrededor, por fin vemos que hay problemas mucho más grandes en la vida de otros, que los que consideramos como nuestra perdición. Continúe leyendo

Equilibrio

Estaba tratando de mantener el equilibrio al caminar sobre una pequeña línea trazada en el pavimento en mi camino de vuelta a casa. Visualizaba la forma en que a veces, tratamos de mantener el “equilibrio” en nuestras vidas.

¿Has notado cómo mientras más tratas de “forzar” un nuevo hábito, más difícil es?

Alimentación, ejercicio, pensamiento positivo, nuevas ideas, dietas, etc.

Mientras más trataba de caminar sobre la línea sin perder el equilibrio, más difícil me era mantenerlo. Lo perdía fácilmente y tenía que hacer un esfuerzo para regresar “a la línea”. Continúe leyendo

La voz

¡Espera! Has pasado por demasiadas cosas en tu vida y puede que no seas perfecto, pero eres una joya que tomó mucho tiempo y esfuerzo para ser quien eres ahora.

Has llegado hasta aquí y sería una lástima si te detuvieras en este momento y decidieras terminar tu viaje solo a unos pocos centímetros de tu meta.

Yo sé que tu viaje ha sido difícil, que has sobrevivido y que tú eres un ejemplo vivo para todos nosotros que te estamos observando, incluso si no has notado nuestra presencia.

Por favor, no dejes que esos aparentes obstáculos te convenzan de su “realidad”. No claudiques ahora o nunca sabrás lo que eres capaz de hacer y en su lugar, te pasarás el resto de tu vida preguntándote si habrías llegado hasta el final.

Yo no tengo el poder de motivarte, no tengo la estatura para pararme frente a ti y decirte qué hacer con tu vida, pero estoy a tu lado para recordarte que eres un único Ser de Luz que está aquí para ser el mejor, para ser feliz, porque te lo mereces (de lo contrario no estarías aún aquí ahora) y es tu derecho y deber el crecer, expandirte y disfrutar del paseo.

Por favor, sé el ejemplo que otras personas necesitan ver, porque creen en ti y esperan que les muestres la manera de hacer las cosas bien.

Ellos piensan que tú crees en ti mismo con tanta fuerza como ellos creen en ti. Muéstrales que lo haces ahora.

No dejes que esos falsos monstruos que se ven tan grandes ante tus ojos ahora, te asusten y te convenzan de que no eres suficiente. Tú eres más que suficiente y no estás solo ahora. Todos estamos contigo, sólo que tú no quieres creerlo.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Deja tu huella

Me sorprendí al ver una huella en una roca que descubrimos, en un bosque en medio de la ciudad. Estiman que esta huella tiene aproximadamente 10.000 años. ¿Quién sabe a ciencia cierta? lo sorprendente es, que gracias a esa huella y otras marcas que encontramos, los antropólogos fueron capaces de “conocer” algunos detalles sobre los últimos momentos de la vida de esa persona, ya que él / ella dejó muchas marcas como prueba de sus últimos minutos antes de la erupción de un volcán.

No había medios de comunicación, Internet, ni redes sociales, pero esa persona dejó una marca y esa marca nos han permitido conocer más sobre la forma en que vivían y lo que ocurrió cuando el volcán entró en erupción. Continúe leyendo