Hazlo por ti

Cuanto más avanzas en la vida, más te das cuenta de que tu realidad tiene más que ver contigo mismo que con elementos externos.

Se nos enseña a evitar las actitudes egoístas y prestar atención a la opinión del resto del mundo, aún antes de considerar la nuestra.

Intentas siempre ser bueno con los demás, especialmente con tus seres queridos, pero el tiempo te enseña que no puedes hacer que te amen, como tú los amas, no puedes esperar que sean tan buenos y leales contigo, como tú lo eres con ellos. No puedes obligarlos a ver la vida como tú lo haces, porque tienen su propia visión del mundo, tienen sus propias necesidades y experimentan una vida diferente, con diferentes perspectivas e ideas, aún incluso si pasan todo el tiempo cerca de ti. Continúe leyendo

Mal

Siempre nos quejamos de las cosas malas que nos suceden en nuestra vida cotidiana.

A veces sentimos que las peores cosas pasan en el peor momento, por lo que nuestra mente comienza a orbitar en torno a nuestros problemas, dejando el resto de nuestra vida fuera de perspectiva. A continuación, el resto del mundo desaparece y nuestra atención se centra en esas “situaciones terribles”.

Todos hemos estado allí y cuando por fin echamos un vistazo a nuestro alrededor, por fin vemos que hay problemas mucho más grandes en la vida de otros, que los que consideramos como nuestra perdición. Continúe leyendo

¿Cuándo comienzan los cambios?

Una de las preguntas más comunes que escucho todo el tiempo y, en realidad que yo mismo me he preguntado muchas veces es: ¿Cuándo comienzan los cambios a aparecer?

Tú escuchas constantemente que necesitas controlar tus pensamientos con el fin de cambiar la forma en que ves las cosas, dejar de escuchar y leer noticias trágicas (esto es: todo lo que se ve en los canales de noticias y periódicos), y evitar gente y conversaciones negativas, para mantener tu fe viva y  tu mente positiva.

¿Pero cuándo es que los cambios empiezan a aparecer en tu vida? Continúe leyendo