Equivocaciones

Yo estaba parado en medio del gimnasio, con todos mis compañeros de clase mirándome de forma burlona, al ver mis intentos por defenderme de mi oponente.

Yo era el chico más pequeño de la clase, en edad y tamaño, pero en ese momento yo no estaba muy interesado en su opinión sobre mí.

Amaba las Artes Marciales y, a pesar de mis esfuerzos, el combate terminó muy mal para mí.

Pero en ese momento en particular, por alguna razón eso fue irrelevante para mí, después de ese humillante ejercicio, mi maestro hizo una larga lista de todos los terribles errores que había cometido en ese momento. En realidad, hice todos los errores conocidos y desconocidos que figuran en el manual. Pero yo estaba tan concentrado en mi pasión por el entrenamiento, que no sonó ni intimidante, ni desalentador para mí. Continúe leyendo

Sólo aquí

He de reconocer que enfocar mi mente en este momento presente, no es tan fácil como pensaba.

Mi mente está vagando más que nunca y tratar de mantenerla en esta realidad local me está costando un esfuerzo adicional el día de hoy.

Hay demasiadas cosas que me impiden “estar aquí” y, esto es muy interesante de observar, porque estoy tratando de averiguar por qué, algo aparentemente tan simple, es tan complicado este día.

Es probable que prestar tanta atención a mis pensamientos hoy, está haciendo la tarea más difícil o, el esforzarme tanto para mantener mi mente relajada es lo que está causando el efecto contrario. Pero sin embargo es fascinante observar este proceso desde adentro. Continúe leyendo

Dejando atrás

Creo que una de las cosas más difíciles de hacer cuando haces cambios en tu vida es el dejar el daño atrás, renunciar a esas cosas, objetos y costumbres que todavía están aquí, pero que ya no nos sirven.

Tendemos a apegarnos a las cosas que han causado un impacto emocional profundo en nuestra alma, ya sea bueno o malo|. Así que cuando llega el momento de hacer una limpieza profunda en nuestra casa o en nuestro corazón, encontramos muy difícil el deshacernos de ello, ya que cada vez que nos ponemos en contacto con eso, vivimos de nuevo esas emociones. Continúe leyendo

La voz

¡Espera! Has pasado por demasiadas cosas en tu vida y puede que no seas perfecto, pero eres una joya que tomó mucho tiempo y esfuerzo para ser quien eres ahora.

Has llegado hasta aquí y sería una lástima si te detuvieras en este momento y decidieras terminar tu viaje solo a unos pocos centímetros de tu meta.

Yo sé que tu viaje ha sido difícil, que has sobrevivido y que tú eres un ejemplo vivo para todos nosotros que te estamos observando, incluso si no has notado nuestra presencia.

Por favor, no dejes que esos aparentes obstáculos te convenzan de su “realidad”. No claudiques ahora o nunca sabrás lo que eres capaz de hacer y en su lugar, te pasarás el resto de tu vida preguntándote si habrías llegado hasta el final.

Yo no tengo el poder de motivarte, no tengo la estatura para pararme frente a ti y decirte qué hacer con tu vida, pero estoy a tu lado para recordarte que eres un único Ser de Luz que está aquí para ser el mejor, para ser feliz, porque te lo mereces (de lo contrario no estarías aún aquí ahora) y es tu derecho y deber el crecer, expandirte y disfrutar del paseo.

Por favor, sé el ejemplo que otras personas necesitan ver, porque creen en ti y esperan que les muestres la manera de hacer las cosas bien.

Ellos piensan que tú crees en ti mismo con tanta fuerza como ellos creen en ti. Muéstrales que lo haces ahora.

No dejes que esos falsos monstruos que se ven tan grandes ante tus ojos ahora, te asusten y te convenzan de que no eres suficiente. Tú eres más que suficiente y no estás solo ahora. Todos estamos contigo, sólo que tú no quieres creerlo.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.