Mirar hacia el futuro

No podría decir que él estaba en su mejor estado de ánimo, pero, al menos, estaba haciendo su mejor esfuerzo para no parecer demasiado preocupado. Él había sido toda su vida una excelente persona, un poco “diferente” del resto, pero, un hombre decente.

Tuvo que vender parte de su compañía y parte de sus posesiones para poder pagar algunas de sus deudas. Y como suele ocurrir, más tragedias aparecieron en su vida en ese momento. Muertes, enfermedad, divorcio, problemas, cambios radicales y muchos otros eventos inesperados llegaron todos a la vez.

Su vida era totalmente diferente a lo que él estaba acostumbrado toda su vida. Continúe leyendo