Posponiendo tu bienestar

“Y cuando tenga una casa nueva, entonces estaré feliz”, dijo esta mujer a su compañera en voz alta como si quisiera que todo el mundo se enterara.

“Entonces sabré que todo lo que he hecho ha valido la pena, todo el dolor, todo el trabajo duro, mi sufrimiento.” La señora que estaba sentada a su lado la miró en silencio.

“Entonces seré capaz de sonreír de nuevo y saber que todo estará bien. Concluyó con un tono triunfal.

La señora que viajaba con ella le preguntó después de unos segundos: “¿Cuánto tiempo has esperado que eso suceda?”

“Treinta años” contestó la primera dama. Continúe leyendo

Cansado

He tratado de dormir más horas para ver si mi cansancio se desvanecía. Pero seguí cansado, sin energía alguna. Cuando tu ser interior está cansado, todo el descanso físico y el dormir de más, no harán ninguna diferencia.

Hay días en que te despiertas y la vida duele, por lo tanto, lo recientes y lo reflejas en tu cuerpo físico. Y, por supuesto, que te llevará más tiempo el poder ponerte de pie de nuevo, pero de todas formas tienes que hacerlo.

Como ves, es más fácil para nuestro cerebro acordarse de los malos momentos. Por lo general, recordamos más los malos eventos que los buenos, por lo que los mantenemos en la primera fila de nuestra mente consciente y esto podría ser una de las principales razones por las que seguimos repitiendo nuestros errores y manifestamos nuestros peores temores más rápido. Continúe leyendo

Contribuye

 

La gente está viviendo hoy en día lo más rápido que puede. Parece un concurso de velocidad para ver quién es el primero en alcanzar el más alto nivel de estrés, en el menor tiempo posible.

Nos dicen que debemos ser apasionados de nuestro trabajo, de nuestras actividades y relaciones, apasionados de vivir nuestra vida al máximo. Eso es genial, pero estoy viendo gente que para poder sentirse que son apasionados de sus vidas, están entrando en un mundo centrado en sí mismos y se alejan cada vez más de los suyos.

No necesitamos ser tan radicales con nuestras acciones. Podemos ser apasionados y al mismo tiempo compartir esa pasión con los demás. Continúe leyendo

Escapando

Escapar es considerado como una parte de nuestro sistema natural de defensa. Por lo general se le llama: respuesta de lucha o huida.

Según esta teoría, el sistema nervioso simpático reacciona ante el peligro con una secreción hormonal de diferentes hormonas, aminas y neurotransmisores (norepinefrina, epinefrina, estrógeno, testosterona, cortisol y otros). Así preparando al sujeto para la lucha o huida.

En estos tiempos modernos, por lo general NO necesitamos la parte de lucha en la ecuación, (con la excepción de las grandes ciudades y las zonas problemáticas, por supuesto). Así que la parte de la huida es mucho más activa en algunas personas.

Tenemos la tendencia a evadir nuestros problemas y mirar hacia el otro lado. Continúe leyendo

¡Muévete!

Cada sentimiento, cada sensación, cada emoción tiene una razón de ser. No son sólo un capricho de la naturaleza. Tienen una función también.

Una de las que he observado con mucha atención, es el miedo y me ha sorprendido lo importante que es. Este mecanismo natural se ha implantado en nosotros y “nos obliga a avanzar, a movernos”, sin embargo, muchas veces nos bloquea y nos paraliza causándonos el doble de daño.

Algunas especies de animales son paralizadas por el miedo y son fácilmente atrapados por sus depredadores. Pero las especies que reaccionan al peligro moviéndose más rápido son los que son más capaces de sobrevivir. Continúe leyendo

¿Y ahora qué?

“… Así que empecé a visualizar los resultados finales que quería ver en mi vida y luego me quedé allí mirando el techo en silencio, preguntándome qué hacer a continuación.” Me dijo.

“Bueno, después de visualizar lo que queremos manifestar, Lo que sigue es escuchar a tu corazón, es necesario dar un paso hacia lo que quieres conseguir. Si no haces nada, ni siquiera dar un pequeño paso, para que tu acción ponga en marcha al resto del Universo, nada va a suceder. ” Fue mi respuesta.

“Ok, ok sé todo eso, lo he leído una y mil veces, pero la cosa es que en este momento, NO SÉ QUÉ HACER! He hecho todo lo que sé lo que puedo hacer y, no tengo ni idea de cuál es el siguiente paso y necesito que me ayudes a descubrir lo que sigue. No hay nada más enervante de desear algo y no tener idea de qué hacer al respecto, no puedo seguir mirando al techo toda mi vida. ” Dijo desesperadamente. Continúe leyendo

Equilibrio

Estaba tratando de mantener el equilibrio al caminar sobre una pequeña línea trazada en el pavimento en mi camino de vuelta a casa. Visualizaba la forma en que a veces, tratamos de mantener el “equilibrio” en nuestras vidas.

¿Has notado cómo mientras más tratas de “forzar” un nuevo hábito, más difícil es?

Alimentación, ejercicio, pensamiento positivo, nuevas ideas, dietas, etc.

Mientras más trataba de caminar sobre la línea sin perder el equilibrio, más difícil me era mantenerlo. Lo perdía fácilmente y tenía que hacer un esfuerzo para regresar “a la línea”. Continúe leyendo

No hay tiempo que perder en esta vida

No estoy diciendo que necesitas preocuparte por apresurarte en hacer todo en este momento antes de que algo te suceda. Eso te haría más daño de lo que te ayudaría.

Lo que quiero decir aquí es dejar de pensar que se pueden dejar las cosas para un mejor momento, para otro instante, para mañana, etc.

He estado perdiendo muchos amigos últimamente. Sí soy culpable por tener amigos que son mayores que yo. Pero ¿sabes qué? Las personas mayores tienen un bagaje increíble de experiencias, conocimiento acumulado y lecciones de vida para compartir con cualquiera que esté dispuesto a escucharlos y créeme, están más que dispuestos a compartir sus historias contigo. Continúe leyendo

Sólo ámalos

Todo en esta vida tiene dos caras, las veas o no. Pero tendemos a ver, o centrarnos en un solo lado.

Por ejemplo, la temperatura: podemos visualizarla como una balanza, el frío en el lado izquierdo y el calor en el lado derecho, siguiendo el estilo cartesiano. – 100 ° es muy frío y si sigues hacia la derecha: -90 °, -50 °, -10 °, hasta llegar a 0 °. Entonces sigue viajando la escala hacia la extrema derecha, a continuación, podrás ver los números positivos 20 °, 70 °, 100 ° y así sucesivamente, y cuanto más lejos vayas, más caliente estará.

Podemos aplicar ese “modelo de escala” a casi todo en nuestra vida. Al amor incluso. Continúe leyendo