Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

“Nunca pensé que esto me pasaría a mí”

 

Por alguna razón, siempre he tenido una conexión neuronal negativa vinculada a esa expresión. Y cuando oí a una persona decirlo, pero en referencia a un evento positivo, mi mente entró en estado de shock.

Mi lógica interna no podía entender que podría ser utilizada para describir una situación positiva.

Tengo un tenue recuerdo infantil de personas que lo usaban constantemente para describir sucesos trágicos de su vida. No puedo recordar a alguien en particular, o las situaciones, pero creo que fue entonces, cuando hice ese enlace neuronal con una connotación negativa.

Cuando oí esa misma frase usada en un contexto opuesto, mi mente tuvo que reconsiderar su significado y luego hacer ajustes en mi cerebro para colocarlo en una nueva “posición de almacenamiento” a fin de aceptar el significado real. Continúe leyendo

El momento perfecto

Me alegro de no ser el encargado del tiempo en este universo.

Es bien sabido que el tratar de complacer a todo el mundo, es la forma más fácil de terminar como un habitante permanente en el manicomio.

¿Puedes imaginarte escuchando a cada persona en el planeta que te solicitara acelerar, frenar, volver hacia atrás o detener el tiempo a cada segundo?

A veces deseas que tu día pase muy despacio (como algunos domingos) o estás ansioso de que una fecha llegue pronto o, por el contrario, temes que un día en particular llegue, por lo que desearías ser capaz de ralentizar el paso del tiempo o, en ciertas ocasiones, detenerlo completamente. Continúe leyendo

La ecuación

Una cosa que me gustaba de las matemáticas cuando yo era un niño, era que eran muy precisas. 2 + 2 = 4. Eso es. ¡Directo al grano!

Pero luego, cuando las matemáticas se ponen más complicadas, las cosas pueden cambiar.

No te preocupes, no voy a hablar de matemáticas hoy, sólo estoy compartiendo contigo una epifanía que tuve la otra noche, así que no esperes un tratado de matemáticas aquí, ¡lo prometo! Continúe leyendo

Una pequeña experiencia…

 

Él estaba gritando y arrojando cosas a su alrededor en medio de la acera. La gente evitaba el sitio donde él estaba parado y prefería cruzar la calle para no tener que pasar a su lado.

Lo vi desde la distancia, pude ver que estaba muy enojado y que gritaba cosas que no podía yo entender. Cuando me acerqué al lugar donde estaba él, una señora salía huyendo mientras este hombre gritaba: “No sé por qué me estoy haciendo esto a mí mismo, si yo sé que me estoy haciendo daño”, y luego pateó una cubeta de plástico cerca él.

En lugar de cruzarme la calle al otro lado con el fin de evitar a este hombre, seguí caminando normalmente. No tengo ni idea de por qué, pues él estaba muy agresivo y aventaba todo lo que podía encontrar en su camino. Continúe leyendo

Felicidad

Vivimos en busca de ella y, sin embargo, no podemos definirla en términos simples. Todos sabemos que se supone que debemos ser felices, “estamos aquí para ser felices”, lo escuchamos por todas partes, sin embargo, cada vez que le preguntas a alguien ¿qué es la felicidad? Vas a recibir diferentes respuestas. Continúe leyendo