¡Mira de nuevo!

Lo estaba observando atentamente mientras él trabajaba en un pedazo de madera. Estaba creando algo, eso era evidente, pero gracias al cepillo eléctrico no pude ver en lo que estaba trabajando.

El aserrín volaba por todas partes y tenía que mantener los ojos cerrados para evitar que se metiera en mis ojos.

Cuando apagó la máquina, el polvo seguía volando en todas direcciones. Esperé unos segundos y luego abrí los ojos para tratar de ver su obra maestra.

Pero todo lo que pude ver era una pieza de madera deformada con un montón de aserrín y trozos de madera rotos sobre ella.

“¿Todo ese ruido para esto?” Le pregunté decepcionado, a los 8 años de edad, la paciencia no era una de mis virtudes más grandes.

“Sí” El hombre respondió mientras buscaba un cepillo de mano en su bolsa. Continúe leyendo

Control

Todo el mundo te está diciendo que necesitas controlar lo que piensas porque es lo que atraes. Eso es cierto, pero también, trae sobre nosotros una gran carga y nos estresamos nosotros solos haciendo un gran esfuerzo para evitar los malos pensamientos y sentimientos.

Como seres humanos, podemos experimentar todo tipo de sensaciones, pensamientos y emociones.

No podemos limitar nuestra mente y alma para filtrar todo el tiempo los malos pensamientos y sentimientos. Eso no sería benéfico y, al final, nos traería serios problemas de salud.

No necesitamos evitar por completo los periódicos, noticias de la televisión y los chismes en general que nos rodean.

La gran diferencia viene cuando no permitimos que esos eventos cambien nuestra autoconfianza. Continúe leyendo

Hazte presente

A veces nos quejamos de la falta de apoyo de nuestra familia, la falta de comprensión de nuestros amigos y conocidos y, de cuánto sufrimos nuestra soledad, en lugar de aprender de ella.

Cuando estamos en tales estados mentales, tendemos a buscar a alguien que nos escuche, queremos ser entendidos, ser apoyados.

Pero tan pronto como tratamos de encontrar esas cosas en otros, nos enfrentamos a una fría pared de indiferencia y nuestra soledad se hace aún más grande.

Todos hemos estado allí. ¿Pero te has dado cuenta, de cuando has estado del otro lado?

¿Cuántas veces has evitado a un amigo con un problema que está tratando de llegar a ti para que él / ella pueda simplemente ser escuchado?

Probablemente hubo un momento en que alguien esperaba que le prestaras un oído atento, pero tú estabas demasiado ocupado, demasiado cansado o, simplemente, no estabas “de humor.” Continúe leyendo

¡Pruébalo primero! (nota mental)

 

Un mal hábito que he estado tratando de quitarme de encima, pero que todavía mantengo oculto en algún lugar profundo en mi mente subconsciente es, el juzgar algo antes incluso de probarlo.

Muchas veces he visto alimentos nuevos y extraños en mis viajes y de inmediato, incluso antes de comprobar su olor, los he etiquetado como: No bueno.

Por ejemplo, una vez me pasó con un tipo de tortilla gruesa de maíz de El Salvador, muy popular en ese país. Se rellenan con queso, frijoles o carne y añaden un poco de salsa de tomate, repollo, condimento, etc.

El aspecto no era tan “atractivo” para mí al principio e inmediatamente me negué a probarlo. Pero después de la insistencia de algunos amigos locales, acepté a regañadientes, probar “una pequeña mordida”. Continúe leyendo

Tu portada

Dicen que no se debe juzgar un libro por su portada, sin embargo muchos autores (publicados o independientes) luchan por diseñar la mejor portada para sus libros. Saben que una cubierta atraerá clientes y los “alentará” a comprarlos.

Hacemos lo mismo con los seres humanos. Sabemos que no debemos juzgarles por su apariencia física, sin embargo, los hábitos tardan en morir y todavía juzgamos a las personas por su “portada”. Continúe leyendo

Yo quiero vivir en este momento (Nota mental)

Pensé que vivir en esta “realidad” era simple y fácil de hacer, pero cuanto más hablo con otras personas más cuenta me doy, de que es una de las cosas más difíciles de hacer hoy en día.

Cuando yo era un niño y tuve la oportunidad de jugar sin la ayuda de ningún dispositivo electrónico, yo estaba más en “contacto” con mi realidad, puesto que usaba lo que tenía a la mano para construir mis juguetes. Un pedazo de madera podría ser un barco, un autobús, una cama, un asiento o cualquier cosa que mi mente pudiera imaginar. Lo mismo con una caja vieja, una manta, etc.

Usaba cualquier objeto en mi mundo físico para “crear” un mundo maravilloso en mi mente. Mi mente creaba un mundo de fantasía para que yo lo viviera, pero al mismo tiempo yo estaba más en “contacto” con la realidad que me rodeaba. En el momento en que mi madre me llamaba para la cena, yo estaba inmediatamente “presente” en mi realidad local. Continúe leyendo

Desconfianza (Otro auto-recordatorio)

Me tomó un tiempo darme cuenta de que yo estaba viviendo en un estado de desconfianza constante. Me enseñaron a tener cuidado con las personas que me rodeaban: “No hables con extraños”, me dijeron.

Me enseñaron a desconfiar de los resultados “No esperes lo mejor y no te desilusionarás”. También me enseñaron a confiar en mí mismo y no esperar nada de los demás porque  así “No te defraudarán.” Continúe leyendo

Puntos ciegos

He visto tantas técnicas diferentes para evitar los “puntos ciegos” en los automóviles que creo que podría reunir toda la información y escribir toda una enciclopedia sobre el tema.

Un punto ciego se define como un área alrededor de un vehículo que no puede ser observado por el conductor mientras conduce. Esos puntos ciegos son la causa de muchos accidentes terribles cada año en todo el mundo. Continúe leyendo

Lo que esperas…

Debo admitir que a veces mi mente vuela más alto de lo que debería y crea paisajes sobre amplificados de eventos.

Es cierto que estamos viviendo la vida en función de nuestras ideas, creencias, puntos de vista, etc. Pero a veces nuestra expectativa se basa en la imagen mental equivocada y por lo tanto, esto nos lleva al dolor y la decepción, o el miedo y la inmovilidad. Continúe leyendo

El muro

Todos hemos conocido un callejón sin salida en que nuestros caminos. De repente estamos caminando libremente sin obstáculos, cuando después de la primera curva nos encontramos un callejón sin salida, una pared grande delante de nosotros que nos hace detenernos de manera abrupta.

Entonces tenemos que decidir qué hacer a continuación. Quedarte ahí mirando a la pared tratando de buscar la manera de escalarla, pasar a través de ella, debajo de ella o cualquier otra opción que pudiéramos encontrar. O simplemente podemos dar la vuelta y buscar un nuevo camino para continuar nuestro viaje. Continúe leyendo