Lo externo

 

Hoy en día hay un desbordamiento de productos e “información” acerca de la salud y el entrenamiento físico por todas partes. Alguna información es muy útil y proviene de buenas fuentes. Pero la mayoría, sobre todo la literatura en línea, es sólo propaganda tergiversada de los medios y los comercios.

La medicina moderna ha avanzado de manera impresionante, ayudada por la tecnología y la química, pero la mayoría de las veces, da más miedo el ver los efectos secundarios de los medicamentos, ya que estos llegan a causar en ocasiones, peores daños que la enfermedad original.

He hablado aquí muchas veces sobre la importancia de filtrar lo que permites entrar a tu mente, ya que esa información va profundamente a tu subconsciente y le afecta fuertemente en todos los niveles.

Pero igualmente importante es ser muy selectivo de aquellas cosas que pones en tu cuerpo físico. Continúe leyendo

Lo externo

Constantemente hablamos de nuestras viejas ideas, creencias y conceptos negativos ocultos en nuestra mente que nos mantienen sumidos en nuestra depresión y falta de éxito.

Pero no podemos olvidar que somos habitantes de un universo físico y que hay factores externos.

Sí, nosotros creamos nuestra realidad con nuestros sentimientos y pensamientos. Sí, somos responsables de las cosas que creamos y atraemos a nuestra realidad personal y sí, hay otras personas en esta realidad local, creando y atrayendo sus propias cosas, así que no estamos solos y sí, estamos atrayendo y creando esos factores externos también.

Vamos a imaginar que eres un entusiasta de las motocicletas. Entonces, te compras una o más motocicletas y luego atraes a otras personas que sienten pasión por ellas también. Luego, tu “círculo interno” podría estar formado por personas que comparten tus aficiones y pasiones. Continúe leyendo

No va a desaparecer, hasta que…

“… Pero he hecho todas las visualizaciones, meditaciones, afirmaciones y cualquier ejercicio espiritual que te puedas imaginar, pero mi situación sigue siendo la misma” me dijo un amigo ayer con un tono desesperado.

“Conozco la sensación” contesté con experiencia de primera mano.

“Creo que he hecho todo lo posible para cambiar mi vida y circunstancias, pero, simplemente no veo que estos problemas desaparezcan de mi vida”. Él se quejó amargamente. Continúe leyendo

Hazlo por ti

Cuanto más avanzas en la vida, más te das cuenta de que tu realidad tiene más que ver contigo mismo que con elementos externos.

Se nos enseña a evitar las actitudes egoístas y prestar atención a la opinión del resto del mundo, aún antes de considerar la nuestra.

Intentas siempre ser bueno con los demás, especialmente con tus seres queridos, pero el tiempo te enseña que no puedes hacer que te amen, como tú los amas, no puedes esperar que sean tan buenos y leales contigo, como tú lo eres con ellos. No puedes obligarlos a ver la vida como tú lo haces, porque tienen su propia visión del mundo, tienen sus propias necesidades y experimentan una vida diferente, con diferentes perspectivas e ideas, aún incluso si pasan todo el tiempo cerca de ti. Continúe leyendo

Resuelve tus problemas de una manera “creativa”

“Soy muy bueno en la solución de los problemas de todo el mundo, siempre    encuentro diferentes opciones para que otros las sigan, pero yo no entiendo lo que pasa, cuando trato de encontrar mis propias soluciones, mi mente se vuelve borrosa y no puedo pensar con claridad.” Un viejo amigo me decía el otro día.

“Tal vez te estás tomando tus propios problemas de una forma muy “seria “o” visceral “y esa misma carga emocional te  está impidiendo ver las cosas con claridad”, respondí mientras comprendía perfectamente de lo que él estaba hablando y, al mismo tiempo, sintiendo la culpa de haber pasado por lo mismo ya muchas veces.

Me miró con una cara de asombro y rápidamente respondió: “Estoy tratando de ser lógico y de ver las cosas como son”

“No, estás viendo las cosas como eres ahora. Estás interpretándolas a través de tus propios filtros particulares, eso es todo.” Dije, cerrando mi boca fuertemente para evitar que más palabras salieran de ella. Continúe leyendo