Amor propio

Yo crecí en una época en que el amor propio era algo malo, un pecado.

Fue erróneamente etiquetado como egoísmo y mucha gente trató de evitarlo como la peste.

Esa evasión ha sido la causa de muchos problemas comunes a los que tenemos que hacer frente hoy en día. Continúe leyendo

Sólo ámalos

Todo en esta vida tiene dos caras, las veas o no. Pero tendemos a ver, o centrarnos en un solo lado.

Por ejemplo, la temperatura: podemos visualizarla como una balanza, el frío en el lado izquierdo y el calor en el lado derecho, siguiendo el estilo cartesiano. – 100 ° es muy frío y si sigues hacia la derecha: -90 °, -50 °, -10 °, hasta llegar a 0 °. Entonces sigue viajando la escala hacia la extrema derecha, a continuación, podrás ver los números positivos 20 °, 70 °, 100 ° y así sucesivamente, y cuanto más lejos vayas, más caliente estará.

Podemos aplicar ese “modelo de escala” a casi todo en nuestra vida. Al amor incluso. Continúe leyendo

Yo respeto tu manera de hacer las cosas

Sé que ya has oído muchas veces que todos somos diferentes. No importa el tiempo que hemos vivido en la misma comunidad, en la misma casa y hasta en la misma familia. Tenemos mucho en común y, sin embargo, seguimos siendo diferentes.

Quizá prefieras ponerle azúcar en tu té, yo prefiero un poco más de crema en su lugar. Es posible que tú prefieras un pan de dulce para acompañarlo, yo prefiero una dona. Y después posiblemente te guste hablar de política, yo prefiero saltarme ese tema.

Podemos ser tan diferentes en muchos aspectos y, sin embargo, podemos compartir un momento agradable con nuestro té, cada uno de nosotros disfruta, al mismo tiempo, nuestros propios placeres personales. Continúe leyendo

Extremos

Estaba hablando con un amigo que trabaja en el ejército. Él estaba diciendo que en algunos entrenamientos especiales los hacen llegar a sus extremos, los ponen a prueba para que puedan aprender hasta qué punto sus cuerpos y mentes pueden llegar.

Me dijo que los civiles no somos conscientes de lo que podemos hacer, porque nunca se nos prueba,  así que no sabemos lo que podemos soportar, porque no se nos lleva a esos niveles de resistencia.

Creo que tiene razón, pero por otro lado creo que somos probados también por los problemas y las situaciones que tenemos que afrontar durante nuestra vida. No todos necesitamos ser abandonados en la selva durante semanas para tratar de sobrevivir comiendo serpientes y raíces, pero algunas personas tienen que sobrevivir de muchas otras maneras y he conocido a personas que han sido capaces de dominar sus cuerpos y mentes al grado que los llamaría Rambos Espirituales. Continúe leyendo