Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

Tu luz

Hay días en los que no puedes encontrar la Luz en tu vida y todo se ve muy oscuro y siniestro.

Con todas las malas noticias inundando Internet y los medios de comunicación, esas trágicas historias de la familia y amigos que siempre están tan ansiosos por compartir con nosotros, incluso antes de preguntarnos cómo estamos. Los extraños en la calle que les gusta contarte sus vidas y tragedias más recientes, para ver si pueden encontrar un oído amigable, que les permita sacar su energía negativa acumulada dentro de su alma durante mucho tiempo. ¡Todo esto, añadido a tu propio equipaje emocional!

Hay días, cuando tienes que decidir el crear tu propia Luz en medio de tanta oscuridad inducida. Continúe leyendo

La delgada línea (disparatando)

 

Una de las cosas más difíciles para mí es tratar de identificar la diferencia entre una situación “forzada” y una “natural”.

Y ahora sé que no estoy solo en eso, porque esa es una de las preguntas más frecuentes que me hacen todo el tiempo.

Cuando estoy tratando de “forzar” un evento, una acción, una respuesta a algo que aparece de repente en mi camino. He aprendido a “medir” mi dirección en función de la “rugosidad” de la carretera. Es decir, cuando estás encontrando demasiados “rocas” en tu camino, podría ser una señal de que estás transitando por el camino equivocado. Continúe leyendo

Dejando atrás

Creo que una de las cosas más difíciles de hacer cuando haces cambios en tu vida es el dejar el daño atrás, renunciar a esas cosas, objetos y costumbres que todavía están aquí, pero que ya no nos sirven.

Tendemos a apegarnos a las cosas que han causado un impacto emocional profundo en nuestra alma, ya sea bueno o malo|. Así que cuando llega el momento de hacer una limpieza profunda en nuestra casa o en nuestro corazón, encontramos muy difícil el deshacernos de ello, ya que cada vez que nos ponemos en contacto con eso, vivimos de nuevo esas emociones. Continúe leyendo