Autenticidad

Hace algún tiempo, tuve la oportunidad de conocer en persona a un muy conocido científico-escritor. Siempre escribió sobre temas muy polémicos y estaba totalmente convencido de sus conceptos.

Fue considerado una eminencia en su tiempo. Durante muchos años fue capaz de soportar los ataques y críticas de sus colegas científicos que estaban más cómodos con las viejas teorías. Sin embargo, la mayoría de las veces proporcionó buena evidencia de sus propios modelos.

Pero, al comenzar una familia, las presiones económicas comenzaron a emerger. Por lo tanto, tuvo que empezar a buscar nuevas oportunidades de trabajo y su vida dio un giro de 180 grados.

Cuando ya no era tan “famoso”, tuvo que atenerse a las reglas de la comunidad científica (nota cómo yo no dije: bajo las leyes de la ciencia), se le pidió educadamente que “reformulara” algunos de sus argumentos, teorías personales y, puntos de vista en sus libros, ya que “no estaban en línea con la visión científica general”. Continúe leyendo

Tus obras

Yo solía pensar que los trofeos, medallas, premios y reconocimientos eran una señal de éxito. Y tal vez en la mayoría de los casos esto sea así, pero me sorprendió enterarme de lo fácil que es hoy en día el comprar o conseguirlos cuando tienes suficiente dinero en la billetera o conoces a la gente “correcta”.

Normalmente no acepto esas cosas porque siento que no me lo he realmente ganado aún. Sé de muchas personas con años de experiencia, trabajo duro, perseverancia y sobre todo, grandes resultados para mostrar y, la mayoría de las veces, son ignoradas.

Pero de repente ves gente llena de diplomas, medallas, trofeos y otros honores sin tener ninguna “causa” aparente  para merecer tal distinción. Continúe leyendo