Agotado

En los últimos años he visto entre amigos y colegas una tendencia (sí, yo incluido, por supuesto), a sentir que, si no están ocupados todo el tiempo, están perdiendo el tiempo.

Este fenómeno es más común en las grandes ciudades. Nos estamos acostumbrando a estar estresados todo el tiempo. Y si te encuentras, en un momento determinado, relajado y calmado, entonces un sentimiento de culpa se apodera de tu corazón.

Hoy en día, parece imperdonable estar relajado y feliz, por lo general se toma como un acto de “pereza”, “ociosidad” o un “desperdicio de vida”.

Lo creas o no, muchas personas viven de esa manera, todo el tiempo. Continúe leyendo

¡Muévete!

Estaba escuchando la conversación de dos chicos que caminaban justo en frente de mí. Estaban hablando de lo horrible que es levantarse temprano y cómo odiaban tener que caminar a la escuela cada mañana.

Se quejaban de lo difícil que era dejar su cama y luego tener que caminar por un largo tiempo en una mañana fría. Continúe leyendo

Buena condición Espiritual

¿Te imaginas correr 5 kilómetros alrededor de tu casa, luego ir al gimnasio durante 3 horas y después hacer 2 horas más de Pilates, sólo para decidir después de todo ese agitado día, el dejar de entrenar durante todo un mes?

Lo podrías considerar una decisión ilógica, ¿verdad? ¿Quién decidiría perder todo ese esfuerzo de una manera tan tonta? Continúe leyendo