Satisfacción garantizada

Durante muchos años creí en el modelo estándar de felicidad, ya sabes, lo que todo el mundo te dice que necesitas tener, vestir y vivir para ser una persona realmente feliz.

Por supuesto, nunca fui capaz de alcanzar esos estándares, por lo tanto, creía que no era una buena persona.

Si no podía cumplir todos esos requisitos, entonces debería ser un perdedor. Después de todo, pude ver muchos triunfadores a mi alrededor. Y si yo era el único que vivía en la mediocridad, entonces algo debería estar mal conmigo.

Esos fueron años muy difíciles para mí.

No podía entender muy bien, cómo era posible que muchos de mis amigos y conocidos tuvieran una vida perfecta, mientras yo realmente luchaba por mantener mis pedazos en orden. Continúe leyendo

No puedo aprender por ti

Para ti, que quieres aprender todo ¡ya!

 

A veces desearíamos que otras personas supieran lo que sabemos y, que pudieran hacer lo que hacemos y que fueran tan buenos como nosotros en hacer algunas cosas.

Nos frustramos cuando nuestros hijos o personas cercanas a nosotros no pueden ver el mundo de la misma manera que nosotros. Pensamos que, si pudieran ver las cosas desde nuestra perspectiva, las cosas serían mucho más fáciles para ellos.

A veces es tan difícil tratar de explicar algunas situaciones cuando las vemos desde el exterior. Pero para la gente que está “adentro” las cosas se ven complejas y abrumadoras. Y, por supuesto, no podemos entender por qué no pueden ver cosas que son tan “obvias” para nosotros.

Pero en estos casos, somos culpables también, rara vez nos paramos a pensar que los demás tienen un camino de aprendizaje muy diferente al nuestro. Necesitan pasar por las dificultades y los “problemas” que enfrentan ahora para crecer y volverse más sabios. De hecho, tú estás haciendo lo mismo ahora y es por eso que todos estamos aquí.

Por otro lado, más tarde cambiarás de lugar con ellos, por lo que verán tus errores y “problemas” con la misma frustración con la que los estás viendo en este momento.

No puedo aprender a hacer algo en tu nombre. Debes tratar de obtener tu propia experiencia, para que realmente puedas aprender y aplicar ese aprendizaje a tu propia vida.

Por ejemplo, yo tuve que aprender a patinar por mi cuenta. Tuve que intentarlo y fracasé, tuve que caerme cientos de veces, tuve que rasparme las rodillas un sinfín de ocasiones hasta que pude controlar mi equilibrio y mi cerebro obtuvo la “habilidad” para hacerlo. Entonces, yo me hice un buen patinador en mi adolescencia.

Pero no puedo yo hacer el trabajo, para que tú puedas aprender la lección también.

Sí, hay algunas cosas que puedes aprender de la experiencia de los demás, puedes evitar muchas desgracias aprendiendo de los errores de otros, pero, la mayoría de las cosas, necesitas vivirlas, caerte y levantarte de nuevo para que puedas adquirir la lección.

Debes de experimentar todo por tu cuenta, es parte de la emoción de la vida. Tu crecimiento depende de tu disposición a experimentar este universo en tu propia piel.

Yo también estoy aprendiendo, es por eso por lo que todavía estoy aquí. Te están entrenando para convertirte en un mejor tú. No puedo hacer todo el trabajo por ti, pero podemos aprender juntos.

Sí, puedo compartir mis experiencias contigo, puedo compartir mis puntos de vista contigo, puedo decirte cómo lo hice yo, pero ahora tienes la oportunidad de reunir tus propios conocimientos, construir tu propio equipaje y lograr tus propios objetivos, para que en el futuro puedas compartirlo conmigo y con otras personas que aparecerán en tu camino con ganas de aprender también.

No puedo hacer el trabajo en tu nombre, pero estoy aquí para compartir la experiencia. Y una carretera compartida se siente siempre menos empinada y peligrosa.

Después de todo, todos estamos en el mismo barco.

Caos

“Mi vida es un caos!”, Dijo esa señora con una expresión de frustración en su rostro.

“No puedo soportarlo más o esta situación cambia, o no llegaré hasta el próximo mes”, agregó con un tono de voz angustiada.

No estaba siendo entrometido a propósito. Simplemente me tocó estar de pie detrás de dos mujeres de mediana edad, mientras que esperábamos a que el semáforo cambiara de color para que pudiéramos cruzar al otro lado de una gran avenida.

La señora que estaba de pie junto a la primera y, que probablemente estaba tan abrumada como su compañera limitó sus respuestas a asentir con la cabeza de vez en cuando.

“¿Por qué Dios es tan malo conmigo?” La primera dama preguntó en voz muy alta. Algunas personas a su alrededor la voltearon a ver en ese momento y, de alguna manera, sentí que esa había sido su intención en primer lugar. Pero bueno, eso me pareció, pero no me hagas caso.

Por último, la otra señora le dijo que ella debería aguantar y rezar mucho para que su situación pudiera cambiar pronto.

El semáforo mostró la señal de “Camine”. Y todos cruzamos la calle.

Recordé cuando yo le tenía miedo a la oscuridad, miedo de seguir adelante, miedo de comenzar un nuevo día, miedo a un nuevo trabajo, al primer día de clases y así sucesivamente.

Todos esos eventos sólo quieren decir una cosa: el cambio está a punto de suceder.

Mientras más caótica parecía mi vida, más grande fue el cambio. Y la mayoría de veces, el cambio fue el comienzo de una nueva y maravillosa vida.

Mi vida empezó a cambiar, cuando empecé a ver los resultados de un evento etiquetado como “malo”, como una señal de “desviación”.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

No es personal

Yo estaba observando a un anciano en una estación de metro que parecía estar muy molesto, caminaba de un lado a otro, hablando consigo mismo todo el tiempo.

Un grupo de estudiantes estaba jugando, gritando, y empujándose unos a otros cerca de este hombre. De repente, uno de los estudiantes tropezó y cayó justo en frente de él, haciéndole caer, el anciano, obviamente, se enojó muchísimo, y comenzó gritando y acusando al chico de atacarlo. Pero el estudiante en vez de disculparse y ayudar al hombre a ponerse de pie, comenzó a responderle llamándolo ciego e inútil.

Este hombre de edad avanzada, por supuesto, se enfureció aún más y se levantó tratando de golpear al estudiante, la mayoría de la gente vio la escena desde este punto ya que los gritos habían atraído su atención hasta ese momento, pero no vio el comienzo del incidente.

Así que cuando vieron a un hombre mayor tratando de golpear a un joven, comenzaron a agredirlo y este incidente se convirtió en un lío. Continúe leyendo

Lo externo

Constantemente hablamos de nuestras viejas ideas, creencias y conceptos negativos ocultos en nuestra mente que nos mantienen sumidos en nuestra depresión y falta de éxito.

Pero no podemos olvidar que somos habitantes de un universo físico y que hay factores externos.

Sí, nosotros creamos nuestra realidad con nuestros sentimientos y pensamientos. Sí, somos responsables de las cosas que creamos y atraemos a nuestra realidad personal y sí, hay otras personas en esta realidad local, creando y atrayendo sus propias cosas, así que no estamos solos y sí, estamos atrayendo y creando esos factores externos también.

Vamos a imaginar que eres un entusiasta de las motocicletas. Entonces, te compras una o más motocicletas y luego atraes a otras personas que sienten pasión por ellas también. Luego, tu “círculo interno” podría estar formado por personas que comparten tus aficiones y pasiones. Continúe leyendo

Juez severo

Estaba viendo un video de mi hija bailando, en mi opinión, (y tengo que decir que yo no soy el típico padre que ve todo lo que sus hijos hacen tan maravilloso y perfecto), hizo un muy buen trabajo, pero para ella, bailó terriblemente, traté de ver las partes terribles en el mismo, para comentar con ella lo que se debía mejorar, pero no fue tan malo como ella se vio. Continúe leyendo

Decepcionado

Yo crecí oyendo el típico: “Si quieres las cosas bien hechas, hazlas tú mismo”. Por lo general, cuando se hace el trabajo en equipo es muy difícil obtener los resultados que hubieras esperado, si hubieras hecho todo el trabajo tú solo.

Todos tenemos diferentes dones, habilidades, conocimientos, experiencias, entusiasmo e interés, por lo que para reunir un equipo en el que cada persona entregara su mejor esfuerzo para lograr cierto resultado es una tarea muy difícil. Continúe leyendo

Tu éxito

Una de las cosas que he aprendido en mi vida es, el sentirme feliz por el éxito de los demás como por el mío propio. Debo admitir que vencer a la envidia no fue una tarea fácil, pero después de todo posible.

Déjame explicarte, cuando veía a alguien haciendo o logrando algo que no podía hacer yo, automáticamente sentía envidia o frustración. Continúe leyendo

Concéntrate

Con estos “Diálogos con mi ser interno” siempre trato de recordarme a mí mismo sobre esas cosas que siento que estoy haciendo o no haciendo bien, o cuando tengo que aclarar algo en mi mente. Así que si has leído algunas de estas “notas a mí mismo” puedes ver que todavía tengo que aclarar muchas cosas en mi cabeza.

He visto últimamente que estoy haciendo demasiadas cosas todos los días y, un sentido de urgencia por terminar todo lo que empiezo está empezando a poner un poco de presión sobre mis hombros, presión que realmente no necesito ahora. Continúe leyendo

Enojo

El tráfico era terrible, la hora punta estaba a punto de terminar y todo el mundo estaba tenso y desesperado por llegar a su trabajo a tiempo. No es sólo la presión de llegar a tiempo para evitar problemas en la oficina. Es la carga de problemas, frustraciones y miedo que estamos llevando a todos lados dentro de nosotros. Continúe leyendo