Sal a ayudar

No tenía ni idea de cómo reparar un rayón en la pintura de una superficie metálica y me estaba volviendo loco tratando de encontrar algún vídeo en línea que me mostrara cómo hacerlo.

Probé algunas sugerencias, pero no eran lo que necesitaba. No hay muchas respuestas en línea para mi problema particular.

Por lo tanto, estaba a punto de renunciar y de aceptar el vivir con ese rayón cuando, mientras caminaba en una calle muy concurrida, vi a un señor creando verdaderas obras maestras en placas metálicas con sus dedos y algunas otras herramientas hechas a mano.

Permanecí allí unos minutos contemplando con asombro la habilidad de ese hombre y las maravillosas pinturas que estaba creando en pocos minutos, justo delante de una multitud admirada. Continúe leyendo

Drama

Dicen que aprendimos a llamar la atención cuando éramos bebés con el llanto, mientras más fuerte llorábamos, más rápido recibíamos la atención.

Este comportamiento continúa hasta nuestra edad adulta, ya que aún nos funciona a veces, por lo que tendemos a mejorar nuestras habilidades y nos convertimos en maestros del drama muy pronto.

Algunas personas dominan el arte de causar lástima  a los demás para poder obtener lo que quieren. Algunos aprenden cómo culpar a otros para poder ser vistos como víctimas de otra gente o de factores externos y, debo admitir que, algunos de ellos son realmente buenos para eso.

A veces usamos todavía ese recurso cuando queremos “persuadir” a otros para darnos algo o que hagan algo por nosotros.

Pero, ¿cuántas veces este lloriqueo nos ha ayudado a alcanzar nuestros objetivos? ¿O para aprender una lección de vida? ¿O para manifestar un sueño?

Esta actitud sólo consigue alejarnos más de ello.

Por supuesto que hemos aprendido a justificar nuestras “elecciones” y comportamientos de una manera brillante, pero ¿tú crees realmente que los demás se creen nuestras “razones”?

A sus ojos somos unos mentirosos y terminamos frustrados, porque al final, no podemos mentirnos a nosotros mismos.

Para seguir leyendo este artículo y otros similares, Haz Click Aqui.

Espera

La mayoría de la gente que conozco odia esperar cualquier cosa. Esperar es algo tan importante, que es increíble que la mayoría carecemos de esa habilidad, don, conocimiento o como lo quieras llamar.

Estamos perdiendo muchos valores hoy en día, pero un valor al que realmente soy muy fiel es a la puntualidad. Considero que perder el tiempo de los demás es una de las peores ofensas que les podemos hacer. No tenemos idea de lo que ellos hayan tenido que pasar para poder darnos un poco de su tiempo y, si nos presentamos tarde o si no mostramos respeto por su tiempo, quiere decir que no tenemos respeto ni por nosotros mismos tampoco.

Respetar el tiempo, el nuestro y el de los demás es una virtud. Continúe leyendo

Tolerancia

No es necesario presionar a otras personas para que mantengan tu propio ritmo. Cada persona tiene su propio tiempo y no podemos juzgar a los demás simplemente porque están haciendo las cosas de manera diferente a nosotros.

Tendemos a juzgar todo, desde nuestros propios estándares, lo cual es natural. Pero esperar que todo el mundo sea tan “bueno” como somos o que van a reaccionar, pensar y sentir de la misma manera como lo hacemos nosotros, es una de las principales causas de nuestros conflictos internos. Continúe leyendo