¿Por qué está sucediendo de nuevo?

Pensé que finalmente había dejado el mal hábito de añadir sal a mi comida sin probarla primero. He frenado bastante mi velocidad al comer y he tratado de mantener mis manos lejos del salero tanto como me ha sido posible, pero me he “cachado” agregando sal más a menudo comida que no lo necesita realmente.

Sí, por alguna extraña razón (tal vez mi cuerpo necesita un poco más de sodio últimamente) Mi mente sigue trayendo constantemente, pensamientos de comida salada y, el deseo constante de sal está empujando a mi mano para agarrar el salero más a menudo, tal vez esto es sólo la justificación, pero ese es un hábito en el que necesito trabajar inmediatamente antes de que cause un daño más grande.

Lo mismo ocurre con otros malos hábitos, como el miedo. El miedo es un mal hábito cuando se le permite ser el maestro de tus pensamientos con demasiada frecuencia.

¿Cómo esperas librarte de un mal pensamiento si sigues entreteniéndolo en tu mente todo el tiempo? Continúe leyendo

¿Estás orgulloso?

Después de todos estos años de vivir tu vida a tu manera.  Después de la adquisición de hábitos, ideas, habilidades y conocimientos y, de convertirte en la persona que eres ahora. ¿Qué opinas del resultado? ¿Estás orgulloso de tu vida?

Y estoy hablando de manera general, no de cosas en específico.

Sé que hay muchas cosas que has logrado y que pueden hacer que te sientas orgulloso de ti mismo. Y sí, hay miles de cosas que no has alcanzado todavía, pero que no deben hacer que te sientas menos orgullosos de quien eres ahora.

La verdad es que estamos aquí para aprender, explorar y experimentar, con el fin de mejorarnos a nosotros mismos. Y como bien sabes, de vez en cuando aprendemos la lección de inmediato, otras veces tenemos que repetirla, pero al final, siempre terminamos siendo una persona diferente.

El verdadero problema viene, cuando sentimos la necesidad de “continuar” con nuestras viejas ideas, hábitos y respuestas. Si ves las cosas ahora, del mismo modo en que las veías hace 10 años, entonces no has avanzado ni un centímetro.

A medida que pasa el tiempo, adoptamos la creencia de que no hay que cometer más errores, o al menos, no tan a menudo.

Pero, ¿quién puede vivir una vida sin cometer errores?

Nadie.

Para seguir leyendo este artículo y otros similares, Haz Click Aqui.