Para siempre

Me impresionó mucho, una vez, que escuché a un profesor que estaba explicando cómo nuestra mente no era capaz de comprender lo infinito. “Nuestra mente es finita, por lo que no puede entender el concepto de infinito”. Explicó.

Cuando dicen que hay una probabilidad de que “el universo nunca fue creado y que nunca va a terminar” nuestra mente entra de inmediato en conflicto, porque “la eternidad” no es un concepto fácil de entender. Continúe leyendo

Experiencia

Yo estaba pasando por un momento muy difícil tratando de recoger mi bicicleta, las ruedas de entrenamiento hacían las cosas aún más difíciles y para un niño de 5 años de edad, esto parecía una tarea imposible. Sin embargo yo seguía haciendo mi mejor esfuerzo para recogerla y seguir pedaleando de vuelta a casa, a pesar de mi rodilla raspada tras la caída.

Estaba a punto de empezar a llorar porque no lograba hacerlo cuando un hombre alto llegó y con una mano recogió mi bicicleta y me ayudó a subir en ella de nuevo. Con una sonrisa y un guiño se despidió de mí y continuó su paseo.

¡Me maravillé! “Tiene que ser el hombre más fuerte del mundo”, pensé. Por supuesto que yo no era muy alto ni muy fuerte a esa edad, pero para mí era admirable. Continúe leyendo

Palabras

Hace unos años en Nueva York algunos científicos realizaron un experimento muy interesante. Se pidió a unos niños de jardín de infantes que describieran el número más grande que pudieran imaginar. Y ya que no tienen mucha experiencia con los números, la mayoría de ellos dijeron que el número más grande es el cien.

No podían concebir un número mayor que ese. Cuando se les preguntó cuántos granos de arena hay en una playa y todos respondieron: 100. Cuando se les preguntó cuántas estrellas hay en el universo, todos respondieron: 100. Pero de alguna manera, dentro de sus pequeñas mentes tenían un concepto muy importante bastante claro. No importa lo que se les preguntara, todos entendieron que todo tenía un número finito. Continúe leyendo