Replay (Nota mental)

 

Recuerdo cuando a mis hijas les gustaba pasar horas viendo sus películas en DVD una y otra vez.

En realidad, veían la misma película dos o tres veces seguidas. Tenían toda una colección de diferentes títulos para niños y les encantaban todas.

Cada una tenía su favorita y, en ocasiones, tenía que verlas con ellas hasta el grado de que yo podía repetir todos los parlamentos de cada personaje de memoria.

Afortunadamente y, una vez que habían visto esas películas un millón de veces, sacaban nuevas historias.

Hoy ya han crecido ellas un poco y ya no ven la misma película varias veces en un mismo día. (Bueno… al menos no muy a menudo.) Continúe leyendo

Percibiendo

Se nos enseña a confiar en nuestros sentidos para reconocer nuestra realidad. Creemos en lo que podemos “tocar”, “Ver para creer”, y así sucesivamente.

Es lógico tomar como “reales” las cosas que nuestros cinco sentidos pueden percibir. Nuestros sentidos fueron diseñados para ese propósito, ¿no?

Cuando era niño me encantaba jugar esos juegos en revistas y libros en los que los dibujos podían ocultar diferentes formas y sólo al enfocar tu mente en ciertas áreas de la ilustración podías encontrar más formas “ocultas.” Continúe leyendo

Modificando tu pasado (Advertencia: pensamientos locos adentro, entra bajo tu propio riesgo)

Con la mecánica cuántica nuestra lógica común no funciona no importa lo mucho que trates de encontrarle sentido, es increíble, pero ES real.

Cada vez más universidades de todo el mundo están trabajando en diferentes teorías y experimentos para tratar de entender las bases del mundo cuántico. Y las conclusiones, o al menos los resultados de esos experimentos son totalmente increíbles. Es por eso que Niels Bohr dijo que si leías una hora sobre física cuántica y la cabeza no te dolía, era porque no habías entendido nada. Continúe leyendo

Yo quiero vivir en este momento (Nota mental)

Pensé que vivir en esta “realidad” era simple y fácil de hacer, pero cuanto más hablo con otras personas más cuenta me doy, de que es una de las cosas más difíciles de hacer hoy en día.

Cuando yo era un niño y tuve la oportunidad de jugar sin la ayuda de ningún dispositivo electrónico, yo estaba más en “contacto” con mi realidad, puesto que usaba lo que tenía a la mano para construir mis juguetes. Un pedazo de madera podría ser un barco, un autobús, una cama, un asiento o cualquier cosa que mi mente pudiera imaginar. Lo mismo con una caja vieja, una manta, etc.

Usaba cualquier objeto en mi mundo físico para “crear” un mundo maravilloso en mi mente. Mi mente creaba un mundo de fantasía para que yo lo viviera, pero al mismo tiempo yo estaba más en “contacto” con la realidad que me rodeaba. En el momento en que mi madre me llamaba para la cena, yo estaba inmediatamente “presente” en mi realidad local. Continúe leyendo