Satisfacción garantizada

Durante muchos años creí en el modelo estándar de felicidad, ya sabes, lo que todo el mundo te dice que necesitas tener, vestir y vivir para ser una persona realmente feliz.

Por supuesto, nunca fui capaz de alcanzar esos estándares, por lo tanto, creía que no era una buena persona.

Si no podía cumplir todos esos requisitos, entonces debería ser un perdedor. Después de todo, pude ver muchos triunfadores a mi alrededor. Y si yo era el único que vivía en la mediocridad, entonces algo debería estar mal conmigo.

Esos fueron años muy difíciles para mí.

No podía entender muy bien, cómo era posible que muchos de mis amigos y conocidos tuvieran una vida perfecta, mientras yo realmente luchaba por mantener mis pedazos en orden. Continúe leyendo

Personal

Hoy en día reaccionamos demasiado rápido a los acontecimientos externos. Estoy hablando de la forma en que tomamos las palabras de otras personas.

Estás caminando tranquilamente por la calle, ocupándote de tus propios asuntos y de repente alguien aparece en la esquina y choca contigo. Esa persona comienza a gritarte como si fuera culpa tuya el estar en su camino y comienza a decir cosas horribles sobre ti. La gente mira la escena sin darle importancia y sigue su camino, pero para ti fue un evento muy traumático.

No puedes entender por qué esa persona está en tal cólera cuando ni siquiera se estrellaron a propósito.

Pero tuviste que escuchar toda una lista de adverbios y, probablemente, incluso aprendiste algunos nuevos, sin entender la verdadera razón de ello.

O alguien que conoces tiene un tipo muy particular de humor y de repente dice una broma sobre ti que tomas como una ofensa, pero que no era su intensión. Continúe leyendo

Oscuridad

Verlo comiendo tan rápido era una vista desagradable. Parecía como si pensara que el mundo estaba llegando a su fin y que debería terminar su comida primero.

Yo estaba justo en medio del primer tiempo, cuando él estaba terminando su último. Me sorprendió y al mismo tiempo me molesto un poco ya que ni siquiera había disfrutado su comida. Permanecí en silencio mientras él se levantaba de la mesa y salía corriendo del restaurante sin esperar mi respuesta.

Yo estaba en “modo de juzgar” por lo que pensé que él debería aprender a tomar más tiempo para disfrutar su comida, además de que es poco saludable, y en algunos casos incluso peligroso comer demasiado rápido.

Terminé mi comida a mi propio ritmo y, mi otro amigo y yo dejamos el lugar hablando de otros temas más relevantes. Continúe leyendo

Tus herramientas

 

Cuando era niño, siempre estaba preguntando por qué existían cosas “malas”.

¿Por qué Dios había inventado el “dolor”, el “miedo”, la “tristeza” y así sucesivamente?

Seríamos mucho más felices si no hubiera cosas tales como el miedo, ¿verdad? Pero entonces, me explicaron que sin miedo no estaría vivo hoy. El miedo me permite saber que mi vida está en peligro cuando me acerco a un precipicio, sin él, seguiría caminando y probablemente caería a mi muerte. Pero el miedo está ahí para detenerme a tiempo y evitar que salte y me mate o resulte gravemente herido.

Si ese miedo no estuviera allí para activar mi instinto de conservación, entonces fácilmente perdería mi mano cuando cocino o trabajo con mi sierra eléctrica. O me podrían matar al caminar por la noche en lugares peligrosos, etc.

Así que esa pequeña voz no es tan mala después de todo. Continúe leyendo

No eres tú…

Tú has hecho tu mejor esfuerzo para ser amable, generoso, afable y comprensivo con los demás. Te consideras la clase de persona tranquila, relajada y de fácil comunicación. Trabajas en tu ser interno constantemente y tomas el cuidado adecuado de tu propio cuerpo, tanto como te es posible.

Sin embargo, las personas a quien más quieres, se la pasan malinterpretando tus palabras, intenciones y acciones.

¿Qué, pues, estás haciendo mal?

Probablemente nada. Por lo menos no estás haciendo las cosas mal a propósito. Tal vez el único problema que estás causándote a ti mismo, es el preocuparte demasiado por lo que otros piensan de ti. Continúe leyendo

Sólo aquí

He de reconocer que enfocar mi mente en este momento presente, no es tan fácil como pensaba.

Mi mente está vagando más que nunca y tratar de mantenerla en esta realidad local me está costando un esfuerzo adicional el día de hoy.

Hay demasiadas cosas que me impiden “estar aquí” y, esto es muy interesante de observar, porque estoy tratando de averiguar por qué, algo aparentemente tan simple, es tan complicado este día.

Es probable que prestar tanta atención a mis pensamientos hoy, está haciendo la tarea más difícil o, el esforzarme tanto para mantener mi mente relajada es lo que está causando el efecto contrario. Pero sin embargo es fascinante observar este proceso desde adentro. Continúe leyendo

Mirando hacia atrás

Para empezar, cortar el césped no parecía tan complicado. Veía a mis vecinos  hacerlo todo el tiempo y se les veía tan poco preocupados, que siempre pensé que no había ninguna complicación en el proceso.

Pero esta vez iba a aprender una lección muy importante.

Yo tenía unos 7 años de edad y no estaba muy interesado en aprender acerca de la jardinería y sus problemas técnicos. Pero estaba visitando a un amigo en su casa y debo admitir que me quedé impresionado por su jardín. Todo parecía tan perfecto y hermoso.

Su padre me preguntó si podía darle una mano a cortar el césped con una vieja cortadora de césped manual. No vi ningún problema con eso, se veía muy fácil de hacer, por lo que comencé la tarea con la emoción de intentar algo nuevo. Continúe leyendo

Hazlo por ti

Cuanto más avanzas en la vida, más te das cuenta de que tu realidad tiene más que ver contigo mismo que con elementos externos.

Se nos enseña a evitar las actitudes egoístas y prestar atención a la opinión del resto del mundo, aún antes de considerar la nuestra.

Intentas siempre ser bueno con los demás, especialmente con tus seres queridos, pero el tiempo te enseña que no puedes hacer que te amen, como tú los amas, no puedes esperar que sean tan buenos y leales contigo, como tú lo eres con ellos. No puedes obligarlos a ver la vida como tú lo haces, porque tienen su propia visión del mundo, tienen sus propias necesidades y experimentan una vida diferente, con diferentes perspectivas e ideas, aún incluso si pasan todo el tiempo cerca de ti. Continúe leyendo

El arte de la curación

 

“El deseo de curación ha sido siempre la mitad de la salud.” – Séneca

 

Hoy en día la palabra “curación” ha tomado diferentes significados, se puede hacer referencia a la curación física, moral, mental o alivio espiritual.

La industria farmacéutica nos ha estado presentando una imagen de la curación física como algo que se obtendrá sólo por el consumo de medicamentos químicos. Las religiones nos han dado la imagen de que la curación espiritual y moral (“salvación”) se obtiene por asistir a un lugar para adorar a la divinidad y seguir ciertas reglas implementadas por los seres humanos, etc.

Parece que todos tenemos nuestro propio concepto de curación, pero ¿has notado que hay personas que al parecer están en busca de ésta, pero que la están evitando al mismo tiempo? Continúe leyendo

Decepcionante

Al establecer tus expectativas sobre alguien o algo, siempre estás en riesgo de ser decepcionado. Es parte de la vida y duele mucho, pero créeme, duele aún más cuando eres tú el que has decepcionado a un ser querido.

Sé que he hecho esto muchas veces, no voluntariamente por supuesto, pero hay gente decepcionada que habían creído en mí y, por otro lado, otros que me han decepcionado a mí también.

Supongo que todos hemos experimentado ambos casos. Continúe leyendo