La dicotomía del silencio

Cuando ves a alguien sufriendo y, no hay nada que puedes hacer para ayudarlo a salir de su miseria, la mayoría de las veces tratarás de consolarlo  con palabras de aliento.

En esos casos, las palabras correctas son difíciles de encontrar y, muchas veces terminamos diciendo las incorrectas, incluso cuando nuestra intención era buena.

Hemos hablado muchas veces sobre las ventajas y bendiciones del silencio, cuán importante es guardar silencio cuando existe el riesgo de herir a alguien.

Pero como todo en esta vida, siempre hay dos lados para cada cosa y caer en sus extremos es extremadamente fácil.

Algo en demasía puede hacer mucho daño. Continúe leyendo

No eres tú…

Tú has hecho tu mejor esfuerzo para ser amable, generoso, afable y comprensivo con los demás. Te consideras la clase de persona tranquila, relajada y de fácil comunicación. Trabajas en tu ser interno constantemente y tomas el cuidado adecuado de tu propio cuerpo, tanto como te es posible.

Sin embargo, las personas a quien más quieres, se la pasan malinterpretando tus palabras, intenciones y acciones.

¿Qué, pues, estás haciendo mal?

Probablemente nada. Por lo menos no estás haciendo las cosas mal a propósito. Tal vez el único problema que estás causándote a ti mismo, es el preocuparte demasiado por lo que otros piensan de ti. Continúe leyendo

Cansado

He tratado de dormir más horas para ver si mi cansancio se desvanecía. Pero seguí cansado, sin energía alguna. Cuando tu ser interior está cansado, todo el descanso físico y el dormir de más, no harán ninguna diferencia.

Hay días en que te despiertas y la vida duele, por lo tanto, lo recientes y lo reflejas en tu cuerpo físico. Y, por supuesto, que te llevará más tiempo el poder ponerte de pie de nuevo, pero de todas formas tienes que hacerlo.

Como ves, es más fácil para nuestro cerebro acordarse de los malos momentos. Por lo general, recordamos más los malos eventos que los buenos, por lo que los mantenemos en la primera fila de nuestra mente consciente y esto podría ser una de las principales razones por las que seguimos repitiendo nuestros errores y manifestamos nuestros peores temores más rápido. Continúe leyendo

Repitiendo

¿Por qué estaba tan asustado de montar en bicicleta ese día? Desde niño había disfrutado el andar en bicicleta y a pesar de que ya habían pasado muchos años, el recuerdo de aquellos días alegres de andar en bici en los parques de mi niñez, estaba todavía fresco en mi mente.

Así que ¿cómo es que de repente sentí tanto miedo de subirme a esa bicicleta?

Después de todo, mi tío Richard simplemente quería que viera las hermosas vistas del este de Inglaterra ¿Qué podría salir mal?

Sólo la vista de esa bicicleta me hizo temblar. Sentí un enorme miedo en mi plexo solar que me impidió aceptar la invitación de mi tío. Continúe leyendo

Una pequeña experiencia…

 

Él estaba gritando y arrojando cosas a su alrededor en medio de la acera. La gente evitaba el sitio donde él estaba parado y prefería cruzar la calle para no tener que pasar a su lado.

Lo vi desde la distancia, pude ver que estaba muy enojado y que gritaba cosas que no podía yo entender. Cuando me acerqué al lugar donde estaba él, una señora salía huyendo mientras este hombre gritaba: “No sé por qué me estoy haciendo esto a mí mismo, si yo sé que me estoy haciendo daño”, y luego pateó una cubeta de plástico cerca él.

En lugar de cruzarme la calle al otro lado con el fin de evitar a este hombre, seguí caminando normalmente. No tengo ni idea de por qué, pues él estaba muy agresivo y aventaba todo lo que podía encontrar en su camino. Continúe leyendo

Un lugar más seguro

A veces la vida se ve tan “ilógica”, “inexplicable”, “injusta”, etc. Nos parece que el mundo es un lugar atroz para vivir y todos los que nos rodean parecen estar “contra nosotros”.

Intentas entender lo que está pasando y el por qué todo el mundo es tan “perverso” contigo, ¡si tú eres una persona tan agradable!

A veces uno se pregunta por qué los seres queridos son los que más te hacen daño frecuente y profundamente. Continúe leyendo

Perdonando

He escuchado últimamente a muchas personas hablando de perdonar a los demás. Me han preguntado muchas veces acerca de cómo he podido perdonar la traición y la mentira tan fácilmente.

La verdad es que me perdono a mí mismo primero. Soy consciente de que he permitido que esa gente que me lastime en el primer lugar. Yo les he dado el poder para hacerlo. He soltado mi poder y luego, el daño está hecho.

Así que siempre empiezo por perdonarme.

El resto es mucho más fácil. Continúe leyendo

Orgullo

Se habla mucho de la gente que critica la forma en que se comportan los demás. Los juzgamos de acuerdo a nuestros propios parámetros, pero ignoramos los motivos que llevaron a esas personas a actuar de la manera que lo hicieron.

Estoy seguro de que has sido juzgado muchas veces, a veces te enteraste más tarde, pero la mayoría de veces no, pero sé que te sorprendería saber cómo tus acciones impresionaron a otras personas y cómo te juzgaron equivocadamente y, cómo nunca se detuvieron a saber de tu propia boca, los verdaderos motivos de tus decisiones y comportamientos. Continúe leyendo