Lecciones de vida

Mucha gente se refiere a sus experiencias de vida como “lecciones de la Universidad de la Vida”. Lo que significa que la vida misma es una fuente abundante de conocimientos, experiencias y lecciones muy valiosas.

Probablemente las mejores lecciones de la vida son absolutamente gratis. O tal vez no tan “gratuitas” porque el precio que tenemos que pagar para recibirlas y aprender de ellas es tener que experimentarlo en carne propia y, a veces, es un precio muy alto a pagar.

Hoy me siento especialmente agradecido por todas mis lecciones de vida, tengo la suerte de decir que he experimentado algunas muy difíciles impartidas por los mejores maestros del universo: mis “problemas” y “los tiempos difíciles”, estos han sido excelentes profesores y estoy muy agradecido por ellos. Además todavía estoy aprendiendo de otras personas que han tenido la amabilidad de compartir sus experiencias conmigo y otros a los que he podido observar desde la distancia también.

Probablemente tú no has experimentado el hambre, no el tipo de sensación que se siente cuando no has comido durante unas horas, sino me refiero a cuando no tienes nada que comer en casa y no hay dinero para conseguir algo para ti y tu familia.

Recuerdo la sensación al pasar frente a un restaurante y el olor de la comida que llega te hace sentir mareado y desesperado. Tienes que contener la respiración y caminar más rápido para no sucumbir allí mismo. De alguna manera ahora puedo reconocer la “mirada” en los ojos de las personas que están pasando por la misma situación, e incluso aunque no digan nada, esa “mirada” especial en sus ojos los delata y, como he vivido eso, ahora soy capaz de reconocerlos y eso me ha dado la oportunidad de ofrecerles un poco de ayuda. Continúe leyendo

Has sobrevivido

Cuando era un niño, encontraba caras felices por todas partes a donde yo veía. Ahora me está siendo más difícil encontrarlas a mí alrededor. Probablemente como niño, no puse mucha atención al estado de ánimo de otras personas, la gente que veía era más feliz o, yo no estaba entrenado para ver caras tristes o deprimidas aún.

“Eran otros tiempos”, algunos responderían, “La gente entonces tenían menos preocupaciones, estos tiempos son más difíciles” es una respuesta común hoy en día.

No estoy seguro de cómo clasificarlo, pero sí, encontrar caras felices no es tan fácil para mí últimamente. ¿Debería de cambiarme a un país diferente? Bueno, no exactamente, después de viajar mucho he encontrado todo tipo de personas en todo el mundo, pero gracias a internet ahora se puede hablar con gente del otro lado del planeta en tiempo real y darse cuenta de que no la están pasando más fácil allá tampoco. Continúe leyendo

La causa

Estaba hablando con un amigo acerca de todas esas extrañas cosas y eventos “negativos” en nuestras vidas.

Según él, su vida siempre había sido muy dura y difícil. Muchas veces se ha quejado de todas las cosas que tuvo que pasar para sobrevivir, mientras que la mayor parte de sus amigos y familiares, tuvieron una vida más relajada y cómoda, (por lo menos desde su punto de vista).

Él tuvo que superar varios obstáculos en su pasado, con el fin de lograr algunas cosas que, otras personas obtuvieron o consiguieron de una forma muy “relajada”, de acuerdo con su propio análisis.

Estaba a punto de repasar una vez más, la lista de dificultades que había tenido que afrontar desde el principio de su vida hasta esta mañana, cuando me vi obligado a interrumpir su letanía, con el fin de evitar otros 45 minutos más de dudas. Continúe leyendo

Tu equipo

He estado leyendo por todas partes, acerca de la importancia de elegir a la gente con quien te rodeas. Y no estoy hablando sólo de tu equipo de trabajo, sino de las personas con quien pasas más tiempo en tu vida cotidiana.

Dicen que nos convertimos en lo que comemos, pero también, nos volvemos un poco como aquellos que nos rodean, los seres humanos somos criaturas de imitación, por lo que terminamos implementando costumbres, hábitos, ideas, conceptos, movimientos y muchas otras cosas casi sin darnos cuenta.

¿Has notado cuando tus amigos adoptan expresiones, acciones, gustos, ademanes, modismos y algunas otras características que no habían mostrado antes y, que después de un tiempo de “juntarse” con amigos comunes o conocidos, comienzan a comportarse de manera similar? Continúe leyendo

Lecciones de vida

Mucha gente se refiere a sus experiencias de vida como “lecciones de la Universidad de la Vida”. Lo que significa que la vida misma es una fuente abundante de conocimientos, experiencias y lecciones muy valiosas.

Probablemente las mejores lecciones de la vida son absolutamente gratis. O tal vez no tan “gratuitas” porque el precio que tenemos que pagar para recibirlas y aprender de ellas es tener que experimentarlo en carne propia y, a veces, es un precio muy alto a pagar. Continúe leyendo

Tu valía

Ella me vio caminando por la calle y me saludó muy efusivamente. “¡Tenía muchas ganas de verte! ¡Finalmente terminé tu libro y me encantó! ¡Lo voy a leer otra vez! ”

“Pero el problema es que quiero ser capaz de hacer las cosas que hablas en el libro, pero no creo que sea tan fácil como parece”, se quejó.

Le di las gracias por leer uno de mis libros y simplemente le dije: “Yo nunca dije que fuera fácil, nada en ese libro es realmente fácil. Es un proceso, todo lo que vale la pena toma tiempo. Sólo estoy compartiendo en mis libros mis experiencias e ideas propias, pero mi objetivo principal es alentar a mis lectores a encontrar sus propias respuestas y métodos. Todos somos diferentes y tenemos diferentes circunstancias sucediendo en nuestras vidas en este momento, pero todos estamos en el mismo barco y, podemos encontrar mentalidades y procedimientos comunes para tener un viaje más feliz.” Fue mi respuesta. Continúe leyendo

¡Admítelo!

A veces tratamos de ocultar nuestros verdaderos sentimientos y emociones y cuando alguien nos pregunta ¿cómo estamos? o ¿cómo nos sentimos? nuestra respuesta es un simple: “Estoy bien gracias” con una sonrisa tímida y breve, aun cuando dentro de nosotros tenemos ganas de llorar y azotarnos contra la pared.

La mayoría de la gente se da cuenta en su interior, que estamos fingiendo y ocultando nuestros verdaderos sentimientos, pero no intentarán interrogarnos acerca de lo que realmente está pasando en nuestro corazón y mente. Ya sea por normas sociales llamadas buenos modales y respeto o podría ser una falta de interés también, pero ese no es el problema. Continúe leyendo

La lección

Él se preguntaba por qué en los últimos cuatro años, las cosas habían sido tan difíciles para él. Había comenzado su negocio independiente lleno de planes, sueños y entusiasmo, pero pertenecía a una gran familia y por lo general todo el mundo tenía una opinión diferente sobre cada tema, pero no queriendo ser irrespetuoso con nadie escuchaba todas las opiniones porque creía que estaban bien intencionadas, después de todo, ellos eran su familia y querían su bienestar. ¿En quién más podría confiar?

Después de un tiempo, y a pesar de las dificultades naturales en las nuevas empresas, se las arregló para hacer que este negocio funcionara y él estaba empezando a ver los frutos de su esfuerzo. Continúe leyendo

Lo bueno, lo malo y la lección…

Cuando he experimentado algo difícil o “malo” en mi vida, por lo general lo quitaba de mi mente por un tiempo y justo después de que el dolor se había ido lo traía de vuelta a mi atención.

Tuve esta tendencia a apartar la mirada de las lecciones duras o malas en mi vida, ya que consideraba que si sacaba de mi mete todas las cosas “malas” en mi vida,  no me afectarían más, así iban a desaparecer y se irían para siempre.

Pero hoy en día tengo un enfoque diferente para los eventos “malos y feos” en mi vida. He aprendido a apreciarlos y ponerlos en un lugar especial en mis recuerdos, porque si yo no los hubiera experimentarlo, yo no estaría aquí ahora, yo no sería quien soy y yo no sería capaz de compartir las lecciones y bendiciones que han traído a mi vida. Continúe leyendo