Cuida tu manera de hablar

Acabo de recibir una copia de un estudio muy interesante realizado por tres universidades en el Reino Unido sobre la percepción del color.

Encontraron una tribu en África con un lenguaje limitado a tres palabras para describir los colores. Una palabra para los colores oscuros, una para los colores de rango medio y uno para colores muy claros.

Para resumir una larga historia, en uno de estos estudios, mostraron diferentes ilustraciones con diferentes tonos del mismo color a los miembros de esa tribu, los cuales de inmediato identificaron los dos tonos que tenían una ligera diferencia. Pero, cuando mostraron la misma ilustración a occidentales que no tenían palabras diferentes para definir esos dos tonos de verde, éstos no pudieron encontrar la diferencia o les tomó mucho tiempo darse cuenta de ello. Ellos carecen de términos para describir esos colores, por lo tanto, los occidentales no pudieron encontrar la diferencia tan fácilmente. Continúe leyendo

¿Somos diferentes?

Acabo de recibir un correo electrónico de una amiga en Japón. Ella comparte conmigo algunas de sus esperanzas y temores y me sorprendió ver cuán “similares” son nuestros sueños y problemas.

Pero ¿por qué me sorprendió? He estado allá y en realidad, después de conocer a la gente y sus costumbres fui “aceptado” en la comunidad. Para mí eran como cualquier otra persona y, creo que para ellos yo era uno más en el grupo.

Así que ¿dónde empecé a pensar que podían sentir o expresar la vida de una manera diferente?

Estando ahora en el otro lado del planeta, cuando oigo hablar de Japón es como escuchar de un mundo diferente. Pero eso es sólo un error en mi perspectiva.

La distancia es relativa al observador, al igual que el tiempo. Continúe leyendo

Lenguaje universal

He estado escuchando últimamente muchas teorías de gente de todos los niveles, religiones y creencias que están tratando de “descifrar” el lenguaje que entiende Dios o el Universo.

Algunas personas creen que, si finalmente son capaces de conocer el lenguaje “correcto” que deben utilizar para hablar con la Divinidad, serán capaces de obtener más milagros en su vida. Continúe leyendo

Malas palabras = mala energía

Últimamente he visto en incremento en el uso de malas palabras en los medios de comunicación. Cuando yo era niño, las malas palabras eran algo que sólo la gente ignorante de clase baja utilizaban o, al menos, eso es lo que me dijeron.

El respeto al público en los medios de comunicación, especialmente en la radio era muy estricto y decir una palabra vulgar era castigado con multas muy elevadas y en algunos casos incluso la suspensión del programa.

Las damas nunca se atrevían a decir una palabra grosera y siempre se preocupaban por aprender más vocabulario y la lectura de libros para mejorar su cultura e imagen. Continúe leyendo